Colectivos y entidades crean la primera Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial en el marco del II Encuentro Estatal contra la ganaderia industrial

26/05/2018

    Plataformas vecinales y organizaciones de todo el Estado se dan cita en Minglanilla, Cuenca, este fin de semana para sumar fuerzas en su lucha contra la burbuja del porcino, con un grave impacto en Castilla-La Mancha.

    Las organizaciones se unen bajo el paraguas de la Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial que empezó a gestarse en el primer encuentro de ganadería y medio ambiente.

    El Encuentro está organizado por CLM Stop Macrogranjas, Plataforma Loporzano SIN Ganadería Intensiva, Amigos de la Tierra y Food & Water Europe, y al mismo asistirán movimientos vecinales de Aragón, Andalucía, Castilla-Leon, Murcia, Valencia y las cinco provincias castellanomanchegas, además de organizaciones ecologistas, de defensa animal y de protección del territorio. Como invitados, estarán presentes representantes de sindicatos, de ayuntamientos afectados y de partidos políticos.

Grupo de debate durante II Encuentro Estatal contra la ganadería industrial esta mañana / Luis Ferreirim

Este fin de semana, días 26 y 27 de mayo, se presenta la Coordinadora estatal Stop Ganadería Industrial en el II Encuentro contra este tipo de industria en Minglanilla, Cuenca. En el mismo, está prevista la asistencia de dieciséis plataformas vecinales y diez organizaciones; además de personas invitadas representantes de sindicatos, ayuntamientos y partidos políticos, entre los que se encuentra el diputado regional de Podemos Castilla-La Mancha, David Llorente, quienes podrán asistir a los espacios abiertos del Encuentro.

El Encuentro empezará con una presentación de la situación en Castilla-La Mancha y de las personas asistentes, pasando a media mañana a presentar la propia Coordinadora estatal y su nueva página web. En la tarde del sábado se presentarán las conclusiones de un reciente estudio sobre los impactos en la Salud Pública de la ganadería industrial, se realizarán talleres de formación interna y se debatirán aspectos internos de la Coordinadora. La mañana del domingo se dedicará a valorar estrategias de futuro y evaluar el propio Encuentro.

La expansión de la industria cárnica por todo el Estado está llevando a muchas poblaciones a organizarse plataformas ciudadanas para oponerse a los proyectos de macro-explotaciones ganaderas. Esta descontrolada amenaza para el medio ambiente y las condiciones de vida y de trabajo en el mundo rural, viene dada por las paulatinas restricciones a este tipo de industria en otros países europeos, donde la legislación se ha endurecido para evitar sus dramáticas consecuencias, especialmente en los recursos naturales, especialmente en un bien tan escaso como el agua; estas explotaciones necesitan de grandes consumos de agua y provocan la contaminación de acuíferos por los nitratos de los purines.

Las organizaciones, destacan a su vez las afecciones directas de esta industria a la salud pública y al desarrollo socio-económico de las zonas rurales, que supone una gran amenaza para el sector turístico, que tanto empleo está generando, en contra contraposición al desempleo que conlleva la ganadería industrial. Un factor más que incide en la despoblación que ya padecen estas zonas.

A pesar de sus impactos sociales y ambientales, España ha acogido a esta industria con una legislación muy laxa, para atender la demanda exterior, en gran medida de países asiáticos, y satisfacer en la medida de lo posible el pago de su deuda a través de la producción cárnica. Es por ello que en los últimos dos años están apareciendo movimientos vecinales que denuncian los impactos de este tipo de explotaciones, en zonas donde ya se han instalado, como en comarcas de Cataluña, Aragón y Murcia, donde gran parte de sus acuíferos están contaminados por el exceso de nitratos llegando a superar los límites aceptados por la OMS para declarar el agua como potable.

En otoño del año pasado se realizó un primer Encuentro en Loporzano, Huesca, al que asistieron más de cien personas y en el que estas plataformas vecinales junto con organizaciones afines tuvieron una primera toma de contacto, concluyendo que era necesario dar continuidad a este trabajo de coordinación.