Corinna revela una comisión de 80 millones que el ex-rey Juan Carlos I exigió: "¡No me jodas, mi comisión! Yo hice el tren..."

12/07/2018

Además, la amiga entrañable de Juan Carlos I confiesa que en el Instituto Nóos que ha llevado a Urdangarín a la cárcel, "las instrucciones las daba el Rey”.

Así lo revela al menos Corinna su Zayn-Wittgenstein en una grabación de su reunión con el comisario José Villarejo en la primavera de 2015.

En 2011, un consorcio formado 12 firmas privadas españolas (Talgo, Renfe, Adif, Ineco, Copasa, OHL, Cobra -ACS-, Inabensa -Abengoa-, Consultrans, Indra, Imathia y Siemens Rail Automation) y dos árabes (Al Shoula y Al Rosan recibieron la adjudicación de la obra del AVE de Medina a la Meca. El presupuesto del denominado 'Ave del desierto' superó los 6.700 millones, incluyendo un sobrecoste de 1800 euros y 14 meses más de plazo para concluirlo. A estas modificaciones del presupuesto y duración iniciales se sumó en noviembre de 2016 un "balón de oxígeno" de 100 millones como "liberación de una parte de las garantías que las empresas españolas debían soportar en la fase de construcción". Como en el caso de España, se trataba de una magna construcción que beneficiaría exclusivamente al secor más pudiente de la población de Arabia Saudí, con una demanda diaria de una demanda diaria de 166.000 viajeros que después se quedó en la mitad.

La princesa alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein, que parece que no se achantó ante las supuestas amenazas de el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán contra ella y sus hijos, y reveló que una parte de otros -precisamente- 100 millones de euros anteriores se destinaron al pago de comisiones en uno de los proyectos estrellas de las empresas españolas en Arabia Saudí las recibió el entonces rey Juan Carlos de Borbón. Un secreto a voces y una costumbre habitual que ahora confirma Corinna. La intermediaria iraní Shahpari Zanganeh, colocada por el fundador de OHL, Villar Mir se habría encargado de la operación tras los infructuosos intentos de la entonces ministra de esperiores del Gobierno Zapatero, Trinidad Jimenez. Corinna explica que el monarca intentó cobrar una comisión millonaria por su intermediación para que el consorcio de empresas españolas ganara el contrato millonario. Y que poco después, ella recibió en sus cuentas un fuerte envío de fondos desde Arabia Saudí.

Recordamos que Juan Miguel Villar Mir es el sexto hombre más rico de España según Forbes, y fue nombrado ministro de Hacienda por Arias Navarro y marqués por Juan Carlos I. También mantenía una íntima amistad con el ex-presidente del banco Santandar, Emilio Botín. En 1973, desde AHV compra la Sociedad General de Obras y Construcciones Obrascón S.A. —la O de OHL— al Banco de Bilbao por una peseta.

El proceso de licitación de la línea férrea que uniría los 450 kilómetros que separan las ciudades de Medina y La Meca comenzó en julio de 2010 y en él pujaban un consorcio de empresas españolas -con OHL e Indra a la cabeza- en competencia con un grupo francés avalado por el entonces presidente Nicolás Sarkozy.

"Villar Mir puso a Shahpari Zanganeh, mujer de Khasoggi, como intermediaria para el tren. Ellos decían que era yo, pero yo nunca tuve nada que ver con el tren [...] y después el Rey me ha escrito por e-mail que Villar Mir estuvo en su despacho y le dijo: 'Voy a ver si Zanganeh te paga la mitad de su comisión'". Juan Carlos I le indicó a Corinna lo que debía hacer: "Llama inmediatamente a Villar Mir y le dices 'Nunca hemos tenido está conversación. Soy el Rey de España, no puedo como imaginas...'". Sin embargo, la consultora germano-danesa criticó igualmente la actitud del monarca: "Le dije: "¿Estás completamente loco? ¿Vas a coger dinero de los iraníes? Ella es iraní. Irán estaba en la lista de países no... el marido estuvo en prisión por tráfico de armas. Vas a cobrar comisiones de las empresas españolas que han conseguido el tren. A ti te paga el Gobierno para representar a la industria española. No puedes coger ese dinero".

Cuando la intermediaria cobró una comisión del 1,5% del contrato, que rondaba los 100 millones de euros, el entonces rey reclamó su parte con estas palabras: "¡No me jodas, mi comisión! Yo hice el tren. Yo hablé con mi amigo, mi hermano, y con los saudíes [...] Me tenéis que pagar a mí, no a Zanganeh. Yo me reuní con quien cerró el contrato".A las que Villar Mirrespondió en estos términos: "No te voy a pagar más. Déjame hablar con Zanganeh". Finalmente, Corinna aclara a Villarejo que "Villar Mir pagó, todos pagaron la comisión, que fue de 80 millones". La manera del pago también queda clara: "De forma repentina, en 2012 pude ver en una anotación bancaria un importante volumen de dinero y le pregunté de dónde viene. Y él contestó de Arabia Saudí. Yo no sé quién lo mandó, pero sé que es Canonica [abogado suizo] quien lo hizo. Otra vez Canonica".

Ante estas gravísimas revelaciones, Izquierda Unida ha pedido que se convoque la Diputación Permanente del Congreso -instancia que regula la actividad de la Cámara entre periodos ordinarios de sesiones- para que apruebe la convocatoria de la Comisión de Control de los Créditos Destinados a Gastos Reservados (conocida coloquialmente como comisión de secretos oficiales) con un doble fin. En primer lugar para que comparezca en ella el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán y explique las supuestas amenazas a Corinna, y que también acuda ante esta misma instancia del Congreso y por idéntica cuestión la ministra de Defensa, Margarita Robles, que hace poco menos de un mes decidió ratificar en nombre del Gobierno del PSOE a Sanz Roldán en su puesto al frente del espionaje nacional.