SAT: "CCOO traiciona a los trabajadores del campo con la firma de un convenio donde se renuncia a derechos conquistados"

14/07/2018

→ El SAT deplora la actitud de CCOO al firmar un convenio provincial en Sevilla que traiciona los intereses de los trabajadores y trabajadoras al suponer pérdida salarial y renuncia de derechos conquistados.

→ El SAT planteará un frente común a todos los sindicatos para impulsar la lucha por un convenio andaluz.

Comunicado

El SAT no puede avalar un convenio donde se renuncia a los 15 minutos de bocadillo, una conquista laboral de mucho tiempo atrás, que se ha respetado durante generaciones, incluso en el franquismo. Una conquista que la patronal, ASAJA, ha querido eliminar en todo momento y que ahora gracias a la traición de burócratas que nunca se ensuciaron las manos ni han pisado el campo en su vida lo tienen más fácil.

Tampoco se puede avalar una pérdida salarial de facto puesto que la pírrica subida del 1,25% anual no compensa la pérdida de los 15 minutos del bocadillo que supone un 3,8%. Es decir, en realidad, lo que CCOO ha firmado es una reducción salarial dos puntos y medio.

Esto supone un atropello y una auténtica traición. No tiene otro nombre. Nos gustaría decir otra cosa bien distinta, pero ante todo nos debemos a los trabajadores y trabajadoras que han sido una vez más vendidos y traicionados.

La situación de campo andaluz y de la provincia de Sevilla, en particular, donde trabajan en el sector unas 120.000 personas es muy precaria. La crisis económica ha afectado muy duramente al campo y a sus trabajadores y trabajadoras. Las condiciones laborales que se han implantando en el campo andaluz y sevillano parecen de otras épocas, felizmente, pasadas. El incumplimiento de los convenios es la norma, predomina el trabajo a destajo, lo que a veces, significa, que tras una larga jornada de trabajo sólo te llevas 20 € a casa, muy por debajo del salario establecido en los convenios.

Hay tajos donde el fraude es evidente al no dar de alta a los trabajadores y trabajadoras. Un fraude que puede llegar a ser millonario, puede llegar a significar millones de euros no declarados que ponen en riesgo la sanidad, las pensiones y nuestro sistema protección social.

Además de las situaciones de autentica explotación a los trabajadores y trabajadoras -que en muchos casos rayan la pura esclavitud- continúa produciéndose una importante merma de ingresos en la Seguridad Social, así como una menor cuantía de peonadas que dan posteriormente derecho al reconocimiento del subsidio y otras prestaciones.

La realidad que se está imponiendo no sólo afecta a los derechos laborales, es también un suicidio estratégico. La realidad es que con estas prácticas mafiosas están tirando por los suelos el precio en el mercado, por lo que el producto pierde el valor añadido y rompe el mercado. El resultado final es depreciar el producto repercutiendo directamente sobre las condiciones de vida de los jornaleras y jornaleros y sobre la economía de los pueblos. Son innumerables las denuncias que se han presentado en la Inspección de Trabajo, algunas de las cuales han llegado a abrir procedimiento penal por delito contra los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

Es necesario y urgente un convenio andaluz que ponga en valor unos mínimos: seis horas de trabajo (bocadillo incluido); 60 € la jornada normal, 84 domingos y festivos; prohibición efectiva del destajo; jornal de 69 € para el trabajo con maquinaria, 96 en domingos y festivos; en días de lluvia se cobrará el 50% por presentarse en el trabajo, y el jornal completo a partir de las dos horas de trabajo; 0,27 € por kilometraje.

Es fundamental un frente común para luchar por un convenio andaluz con estos mínimos. Asimismo es necesario y urgente cambiar el sistema de elecciones sindicales en el campo, medida aprobada en el Congreso de los Diputados, y otorgar derecho de voto a los no fijos que representan más del 95% de la fuerza laboral en el campo andaluz.

Temas: