Intersindical Región Murciana denuncia la falta de personal en la Consejería de Educación

22/09/2018

Las organizaciones sindicales alertan de la saturación de los y las trabajadoras sin que la Administración ponga medidas para paliar esta situación.

Sede de la Consejería de Educación de la Región de Murcia / Archivo

La política de reducción de gastos en la Administración Pública impuesta, por el gobierno regional del Partido Popular, tiene graves consecuencias. En primer lugar, sobre los propios trabajadores y trabajadoras que asumen una mayor carga de trabajo con plantillas iguales o, en muchas ocasiones, más reducidas. Y en segundo lugar, sobre la propia calidad de los servicios públicos.

La Consejería de Educación no escapa a las dinámicas impuestas por los recortes y la saturación se deja ver en buena parte de los servicios que asumen maratonianas jornadas para poder hacer frente al continuo trabajo que llega a sus mesas. El aumento de la las personas que integran las bolsas de trabajo y la falta de planificación de la Consejería de Educación son dos de los factores que duplica los problemas y las gestiones necesarias para poder resolverlos.

Desde Intersindical Servicios Públicos y STERM Intersindical exigimos a la Consejera de Educación que tome medidas urgentes para poner fin a un situación de continua presión sobre los y las trabajadoras de esta Consejería. Para ello es necesario que dote de un mayor número de personal a las diferentes secciones, reforzando aquellas donde la carga de trabajo genera mayores retrasos.

Sin embargo, no es sólo una cuestión relacionada con el aumento de la plantilla sino también con la mejora de las condiciones laborales del personal para así aumentar su satisfacción y también la calidad del servicio.

Para STERM Intersindical e Intersindical Servicios Públicos existe una relación directa entre las condiciones laborales del personal de la Consejería de Educación y la calidad educativa en los centros públicos. La saturación de los servicios produce que los actos de adjudicación se retrasen, las publicaciones de incidencias salgan con apenas 30 minutos de plazo, las ayudas del plan de acción social acumulen años de retrasos, o que los centros educativos repitan en varias ocasiones sus demandas para que puedan ser atendidas en algún momento, por poner algunos ejemplos.

Exigimos a la Consejera de Educación, Adela Martínez-Cachá, y a su nueva Secretaria General, Esperanza Moreno, que mejoren las condiciones laborales de las y los trabajadores de esta Consejería y que aumenten la plantilla de la misma. La educación pública se defiende con hechos concretos que pasan, entre otros, por aumentar el personal que gestiona los recursos y programas de nuestro sistema público para que la calidad de nuestra educación esté a la altura de lo que la sociedad murciana exige.