Unidos Podemos reclama al TC la fiscalización de las diferentes modalidades de gestión sanitaria

22/09/2018

Un informe de la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid ha puesto de manifiesto que la asistencia sanitaria en hospitales concertados cuesta a las arcas públicas seis veces más que en un hospital público. Podemos ha registrado hoy una solicitud de fiscalización para saber si esto sucede también en otras comunidades autónomas.

Acceso de urgencias del Hospital de Torrelodones en la Comunidad Autónoma de Madrid / Wikimedia

Esta mañana se conocía el informe de la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid sobre la gestión sanitaria en el sistema de salud madrileño, en el cual se observa como el mismo tratamiento tiene un coste para las arcas públicas hasta seis veces superior en un centro concertado que en uno público. La propia Cámara de Cuentas insta a la Comunidad de Madrid a renegociar el actual convenio para "contribuir a asegurar la sostenibilidad del sistema sanitario".
Por este motivo, Unidos Podemos, ha registrado hoy una solicitud de fiscalización al Tribunal de Cuentas, en coordinación con los órganos autonómicos, sobre las distintas modalidades de gestión en las que se articula la prestación sanitaria en los diferentes sistemas autonómicos. El objetivo es "conocer si el desfalco que se está produciendo en la sanidad madrileña se da también en otras comunidades donde existen o han existido modalidades de prestación similares", explica Segundo González, diputado y portavoz en la Comisión de Presupuestos, que es quién ha registrado la solicitud dirigida al Tribunal de Cuentas.
Tal y como el propio texto registrado indica, el informe solicitado "debe contener un examen sistemático y objetivo para proporcionar una valoración independiente de las distintas formas de gestión en las que se articula la prestación de la asistencia sanitaria en cada Comunidad Autónoma". El propósito es "evaluar el nivel de eficacia, eficiencia y economía alcanzado por cada modalidad en la gestión de los recursos disponibles, detectar sus posibles deficiencias y proponer recomendaciones para su corrección".
"Esperamos que este informe salga adelante y quede confirmado lo que ya es una evidencia en la calle, que los experimentos de concertación y privatización de la prestación sanitaria pública son un fracaso tanto en términos de calidad del servicio como de eficacia, eficiencia y economía", sentencia González.