CGT denuncia la negativa de Renfe y Adif a aplicar la reducción de jornada laboral en su plantilla

06/10/2018

Una resolución del pasado 22 de marzo de la Secretaría de Estado de Función Pública establecía la jornada semanal de 37 horas y media para todos los empleados de entidades públicas. Sin embargo, según denuncia la central sindical, más de 200 días después, ni Adif ni Renfe han mostrado ningún interés en negociar su aplicación.

A pesar de los intentos de contacto con las direcciones de los entes públicos, la central CGT denuncia que ni Adif ni Renfe han mostrado ningún interés por iniciar las negociaciones / Archivo

El pasado 22 de marzo de 2018, la  Secretaría de Estado de Función Pública publicó el denominado II Acuerdo Gobierno-Sindicatos para la mejora del empleo público y las condiciones de trabajo. Un acuerdo que buscaba dar respuesta a las movilizaciones sindicales que, desde el verano de 2017, las plantillas de las empresas públicas venían realizando para exigir la recuperación de las condiciones laborales precarizadas por los recortes enmarcados en las políticas de austeridad. Entre otros elementos, el acuerdo preveía la reducción de la jornada laboral en las empresas del sector público, si se daban ciertas condiciones y vinculando esta reducción a la publicación de los PGE.

Dicha requisito se cumplió el pasado 3 de julio con la aprobación de la Ley 6/2018, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2018, en la que en su disposición adicional 144ª establece la jornada semanal de 37 horas y media en su contabilización anual para el personal funcionario y para todos los/as empleados/as de empresas y entidades públicas, entre las que se encuentran ADIF y RENFE:

“Uno. A partir de la entrada en vigor de esta Ley, la jornada de trabajo general en el sector público se computará en cuantía anual y supondrá un promedio semanal de treinta y siete horas y media, sin perjuicio de las jornadas especiales existentes o que, en su caso, se establezcan.

De acuerdo con la normativa aplicable a las entidades locales, y en relación con lo previsto en este apartado, la regulación estatal de jornada y horario tendrá carácter supletorio en tanto que por dichas entidades se apruebe una regulación de su jornada y horario de trabajo, previo acuerdo de negociación colectiva.

[...]

Cuatro. Quedan sin efecto las previsiones en materia de jornada y horario contenidas en los Acuerdos, Pactos y Convenios vigentes o que puedan suscribirse que contravengan lo previsto en esta disposición.”

Según afirma, la central sindical CGT se dirigió a las dos empresas en el mes de julio para que se iniciara el proceso negociador, sin que hasta la presente estas empresas hayan contestado. Ante este silencio, el pasado 22 de agosto, CGT se dirigió al actual Secretario de Estado de Infraestructuras, Transportes y Vivienda, para que instase a las Direcciones de las dos empresas públicas (ADIF y RENFE) a la convocatoria de los respectivos Comités de Empresa y que, en el seno de los mismos, se llevara a cabo la obligada negociación para la implantación de la jornada aprobada por Ley, de 37 horas y media, computándose ésta de forma anual.

“De igual forma, nos dirigimos al resto de sindicatos ferroviarios con representación en los comités de empresa”, expone en un comunicado la central. “Y al igual que las empresas y el ministerio, el silencio es lo que hemos obtenido CGT, los trabajadores y trabajadoras”.

CGT denuncia que llevan más de 200 días a la espera de una respuesta y sin la aplicación de un derecho que se está negando a los/as trabajadores/as y que de forma paralela, está creando una “bola de nieve” con las horas de reducción de la jornada que no se están aplicando en estas empresas y que, sostienen, aumentará la actual problemática de falta de personal operativo. “Una irresponsabilidad por parte de la diferentes Direcciones y responsables ministeriales de difícil comprensión”, indica de manera contundente.

“Una vez más, desde CGT tendremos que arrancar el derecho a través de la presión sindical y del conjunto de trabajadores y trabajadoras”, afirma la central sindical. “Por lo que además de la presión que se está ejerciendo por parte de los/as representantes de CGT en los comités de empresa de ADIF y RENFE, tendremos que implementar otras medidas de presión más contundentes”, advierten en su comunicado.