Alberto Garzón avisa de que rebajar el objetivo de déficit “pondría en cuestión algunos de los avances” logrados con el acuerdo presupuestario entre Unidos Podemos y el Gobierno para 2019

18/10/2018

El coordinador federal de Izquierda Unida tacha de “peligrosa” esta posibilidad y se muestra convencido de que el PP y Ciudadanos van a seguir tratando de “boicotear” las cuentas públicas.

Jueves, 18 de octubre 2018.

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha avisado hoy de que si el Gobierno del PSOE rebaja finalmente el objetivo de déficit del 1,8% del PIB al 1,3% cometería “un error” que “pondría en cuestión algunos de los avances que se han puesto sobre la mesa” en el reciente acuerdo alcanzado entre Unidos Podemos y el Gobierno de cara a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019.

Garzón tachó de “peligrosa” esta posibilidad y avanzó que, de producirse, obligaría a negociar “cómo” se consigue cumplir ese cambio y de “dónde” se saca el margen para hacerlo, es decir, qué medidas acordadas no se podrían ponen en práctica.

El máximo responsable de IU indicó en una entrevista en el programa ‘Las Mañanas’ de Radio Nacional de España (RNE) que existe “un problema de origen” en la Ley de Estabilidad, que obliga a presentar un techo de gasto al Parlamento en los seis primeros meses del año. Recordó que el Gobierno del PP no cumplió con ello de forma reiterada y que ahora no se ha hecho, aunque por “circunstancias políticas diferentes”, pero teniendo en cuenta que no es un “requisito imprescindible”.

Siguiendo con el tema de los Presupuestos, se mostró convencido de que el PP y Ciudadanos van a seguir tratando de “boicotearlos”, lo que supone entrar en una “dinámica muy peligrosa”. Alertó de que estas formaciones de derechas buscan desprestigiar al actual Gobierno pero también “a la democracia”, negando la legitimidad del Ejecutivo y cómo llegó a La Moncloa, pese a haberse cumplido todos procedimientos democráticos y constitucionales.

Alberto Garzón valoró que el rechazo de la CEOE a la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta los 900 euros “obedece a cuestiones ideológicas” y recordó que en el acuerdo entre la patronal y los sindicatos para la subida salarial en convenios ya se aceptó un aumento hasta los 1.000 euros.
Valoró también que el denominado impuesto al diésel no supondrá un “impacto relevante” para las clases populares porque lo que hace es “armonizar” la fiscalidad con fines medioambientales y no con un afán recaudatorio.

A preguntas de Íñigo Alfonso, responsable de ‘Las Mañanas’, y después de que éste recordara que Garzón estaba recién reincorporado al trabajo tras disfrutar de las cinco semanas por el nacimiento de su primera hija, explicó que le perecen “escasos” estos periodos de baja, tanto de maternidad como de paternidad. Recordó cómo los pediatras aconsejan que la lactancia materna se practique al menos durante los seis primeros meses de vida del bebé, pero con una baja maternal de cuatro meses no es posible hacer ni lo que la sanidad pública recomienda.