Izquierda Unida de León exige la dimisión del Consejero de Sanidad de Castilla y León

11/11/2018

Tras la denuncia del Defensor del Paciente que considera que Juan Vicente Herrera, como presidente del gobierno regional y Antonio María Sáez Aguado, como Consejero de Sanidad de la Junta, son autores del delito de omisión del deber de socorro por la gestión de las listas de espera, la coalición de izquierdas exige su dimisión inmediata.

En una denuncia ante los tribunales, el Defensor del Paciente ha calificado de “absoluta dejación de funciones, inacción y omisión del deber de protección de la salud" y de comisión por parte de Herrera y de Sáez Aguado de un delito de omisión del deber de socorro en relación a un delito de denegación de auxilio en la prestación del servicio público de salud tipificados en los artículos 195.1, 196 y 412.3 del Código Penal.

Con motivo de esta denuncia Izquierda Unida ha pedido el cese inmediato de los responsables autonómicos para que "dejen de una vez de deteriorar la sanidad pública, con el único objetivo de conseguir una futura privatización de la misma, en la línea de su política neoliberal en la que no cuentan las personas sino los beneficios que se generan". Izquierda Unida denuncia que el consejero de Sanidad siempre ha restado gravedad a los recortes sanitarios y a las listas de espera, incluso utilizando de forma fraudulenta supuestos manifiestos “espontáneos” que apoyaban su gestión y que luego se demostró que habían salido de su propio ordenador.

Desde IU Castilla y León denuncian que desde hace años, "la política sanitaria de la Junta de Castilla y León está quebrando el sistema sanitario de nuestra comunidad". Según sostienen, el recorte de prestaciones, de material, de obras en nuevas infraestructuras y mejora de los edificios, en cierre de camas hospitalarias, en la exclusión del derecho a la asistencia sanitaria de diferentes grupos y personas y, muy especialmente, en recortes de personal, tanto de hospitales como de centros de salud y consultorios rurales, está generando listas de espera que ponen en riesgo la vida de las personas o agravan el pronóstico de la enfermedad.