Masiva manifestación en San Fernando de Henares ante los abusos laborales de Amazon

La manifestación, comenzada en la estación de RENFE de Torrejón de Ardoz, supone el acto de inicio de un nuevo calendario de movilizaciones y huelgas ante el conflicto laboral arrastrado desde hace más de un año en el centro logístico de la multinacional en San Fernando de Henares. La huelga convocada para hoy ha contado con un seguimiento de en torno al 70% de la plantilla, a pesar de los esfuerzos de la multinacional por boicotearla.

Cabecera de uno de los cortejos de la manifestación Rodea Amazon / CGT Zona Sur

Una multitudinaria manifestación ha recorrido esta tarde las calles de Torrejón de Ardoz y San Fernando de Henares para protestar contra la política laboral de Amazon en su centro logístico MAD4, uno de los principales empleadores de la zona que mantiene un conflicto con su plantilla desde el año 2017. La movilización no ha atraído únicamente al personal de la multinacional del comercio electrónico, sino que ha dado cita y llamado a la solidaridad de la vecindad y de sectores laborales que también se enfrentan a la precarización de sus condiciones.

“Se trata un poco de poner en jaque a Amazon y a su vez ir intentando que los diferentes colectivos que están ahora en una total precariedad como Glovo o Deliveroo, que empiecen a organizarse y animarles”, afirma Moisés Fernández, presidente del Comité de Empresa por el sindicato CGT a Tercera Información. “Si nos juntamos todos, podemos darle la vuelta a la tortilla”, sostiene.

No en vano, la resistencia sindical de la plantilla del centro logístico de San Fernando ha venido siendo la punta de lanza de la reivindicación laboral ante el nuevo modelo de precarización del trabajo introducido por las multinacionales de la “economía colaborativa” y la “flexibilización”.

El personal de Amazon en este centro logístico lleva convocando huelgas y movilizaciones desde el pasado mes de abril, tras el fracaso de las negociaciones con la dirección de la compañía para evitar la extinción unilateral del convenio colectivo. Desde entonces, los paros y convocatorias, con la sonada huelga celebrada durante el Prime Day incluida, sin que fuese posible llegar a ninguna clase de acuerdo.

Durante el mes de agosto el conflicto aparentemente se relajó, coincidiendo con las vacaciones, según nos exponen varios trabajadores de la empresa. Con la llegada del mes de septiembre, el personal del centro volvió a confrontar a la dirección de la compañía ante sus medidas unilaterales de precarización de sus condiciones de trabajo. Sin embargo, hasta el momento, solo han recibido la callada por respuesta.

Amazon en ningún momento ha dado muestras de querer negociar ni un solo punto. A partir de julio hubo dos reuniones más porque estaban calendarizadas para debatir el tema del convenio, y ahí se quedó todo”, nos explica Moisés Fernández. “La sección de CGT incluso tenía convocada una huelga para el 6 de octubre y se desconvocó para dar 15 días a la empresa, pero esta no dio la más mínima señal ni ofreció ninguna clase de reunión”, expone.

Bajo estas condiciones, la representación sindical del personal de Amazon se ha visto obligada a plantear un extenso calendario de huelgas que afectará a la multinacional durante toda la campaña de Navidad.

La de hoy, una fecha especialmente significativa por tratarse del tan anunciado Black Friday, una pseudo festividad centrada en los resultados económicos de las grandes compañías comerciales, ha resultado especialmente dolorosa para dirección del mayor centro logístico de la compañía en España, con un 70% de seguimiento por parte de la plantilla, la mayoría de la cual se ha dado cita en la manifestación de la tarde. “El Black Friday está siendo realmente negro para Amazon en MAD4”, exponen algunos trabajadores del centro logístico que hoy han secundado la huelga.

Intentos de sabotaje de la huelga

Todo a pesar de los esfuerzos de la compañía por boicotear la huelga, que, según ha trascendido, ha llegado a instar a la policía a ocupar su centro de trabajo para obligar a los empleados a no secundar la convocatoria. “Nos hemos enterado todos por las noticias”, nos indica Moisés Fernández. “Yo sé que en la última huelga vino gente externa del departamento de seguridad de Amazon, lo que no sabíamos es que en esta ocasión habían hablado con la policía para que tomasen este tipo de acciones”, afirma ante lo inaudito de la información.

Sin embargo, Fernández tampoco manifiesta excesiva sorpresa ante la actitud de la dirección de Amazon, apelando a la cultura corporativa de la multinacional estadounidense. “Tenemos que tener en cuenta que se trata de una compañía con una mentalidad estadounidense, dónde este tipo de acciones es habitual, no teníamos conocimiento ninguno de esto hasta que lo hemos visto en la prensa, pero tampoco es de extrañar”, sostiene.

Los sindicatos esperan un seguimiento similar en el paro laboral convocado para mañana. Y confían en mantener el nivel de movilización durante el extenso calendario de huelgas planteado durante todo diciembre para exigir a la compañía que se siente a negociar. La plantilla de Amazon en San Fernando acudirá a la huelga los próximos 7 y 9 de diciembre; el 15 de diciembre, fecha en la que tradicionalmente la multinacional acumula sus mejores resultados de cara a las navidades; el 21 de diciembre, y los días 30 de diciembre y 3 de enero acumulando cinco días sin actividad en plena campaña de Reyes.

Los sindicatos han anunciado que mantendrán el pulso hasta que la compañía escuche sus peticiones y negocie con ellos. “Nuestras exigencias siguen siendo las mismas, que nos garantice el mantenimiento del nivel salarial, que nos garantice la cobertura de las bajas y no hacer una doble escala o triple escala salarial entre las distintas categorías que quedan”, nos explica Moisés Fernández. De momento este Black Friday, el gigante del comercio digital tendrá que asumir que su campaña de navidad ha venido acompañada del comienzo de una sonora campaña de movilización de su plantilla de trabajadores.