Ecologistas en Acción lleva al Gobierno a la Audiencia Nacional por la falta de planes de calidad del aire sobre ozono

05/04/2018

La organización ambiental inicia una nueva campaña informativa sobre la contaminación por ozono troposférico en Andalucía, Cataluña, País Valenciano, Puertollano y Valladolid.

Ecologistas en Acción ha interpuesto un recurso contencioso administrativo en la Audiencia Nacional para que este Tribunal obligue al Gobierno central a que cumpla con su obligación legal de elaborar un plan nacional de mejora de la calidad del aire que proponga medidas concretas y presupuestadas para atajar el problema de elevada contaminación por ozono troposférico que sufre la mitad del territorio español y que afecta a 19 millones de personas, dos de cada cinco habitantes.
 
La organización ecologista ha adoptado esta iniciativa después de que a finales del año pasado el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente aprobara un Plan Nacional de Calidad del Aire "para cubrir el expediente" y tras infructuosos esfuerzos para lograr que las doce comunidades autónomas donde se incumplen los objetivos legales de ozono elaboren planes autonómicos para combatir este contaminante. Todas remitieron al ministerio para su adopción.
 
La ley española de calidad del aire y protección de la atmósfera obliga a que las comunidades autónomas elaboren estos planes de mejora de la calidad del aire cuando se incumplan en su territorio los valores límite u objetivo establecidos para cualquier contaminante regulado, sin perjuicio de la adopción concertada con el Gobierno central de un plan nacional cuando el incumplimiento afecte a varias comunidades, como es el caso del ozono troposférico.
 
Lo cierto es que transcurridos cinco y tres años desde la entrada en vigor de los valores objetivo para la protección de la salud y de la vegetación, respectivamente en el trienio 2010-2012 y en el quinquenio 2010-2014, ninguna comunidad autónoma de las doce afectadas (Andalucía, Aragón, Illes Balears, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Madrid, Murcia, Navarra y País Vasco) ha elaborado el preceptivo plan de ozono troposférico.
 
Cuando desde Ecologistas en Acción se les ha solicitado que den cumplimiento a esta obligación legal todas las que han respondido han excusado su inactividad por el carácter transfronterizo de la contaminación atmosférica por ozono, trasladando la responsabilidad al Gobierno central a través de un plan nacional de ozono que tampoco ha llegado a elaborarse en todos estos años. En opinión de la organización ecologista se trata de una grave negligencia administrativa que está perjudicando la salud de millones de personas y también la de numerosos cultivos, bosques y espacios naturales protegidos en las cientos de miles de hectáreas afectadas. 
El motivo de fondo que explica esta desidia de las autoridades estatales y autonómicas no es otro que la resistencia a modificar las nefastas políticas energéticas y de transporte responsables de los elevados niveles de ozono, y también de otros contaminantes como el dióxido de nitrógeno o las partículas por los que la Comisión Europea instruye desde hace años sendos expedientes de infracción contra el Estado español. Sin medidas drásticas sobre el tráfico urbano e interurbano y sobre las centrales térmicas, especialmente las de carbón, no es posible mejorar la calidad del aire.
 
Por ello, y siguiendo la senda de recientes pronunciamientos de los tribunales de justicia de países europeos como Alemania, Bélgica, Holanda, Polonia, Reino Unido o República Checa, la organización ecologista traslada la inactividad del Gobierno español a la Audiencia Nacional. También está a la espera de sentencia en el primer tribunal autonómico de justicia donde ha denunciado la pasividad de un Gobierno regional, en este caso la Junta de Castilla y León.
 
La contaminación por ozono troposférico u "ozono malo" causó en el año 2014 más de 14.000 muertes prematuras en Europa, 1.600 de ellas en España, las mismas que los accidentes de tráfico. Dos terceras partes de los cultivos y buena parte de nuestros bosques y espacios naturales soportan niveles de ozono que dañan la vegetación. España es uno de los países europeos más afectados por este contaminante, especialmente en el centro y sur y en el litoral mediterráneo.
 
Por ello, Ecologistas en Acción ha iniciado una nueva campaña de información sobre el ozono troposférico, que durante la primavera y el verano de 2018 contempla una exposición divulgativa itinerante y charlas que recorrerán medio centenar de localidades de Andalucía, Cataluña, País Valenciano, Castilla-La Mancha y Castilla y León, así como jornadas de sensibilización en Barcelona, Sevilla o Valladolid. Como en años anteriores, se identificarán y difundirán los episodios de contaminación más elevados para advertir a la población de que se proteja.
 
El objetivo de la campaña es divulgar las causas y las consecuencias de este grave problema ambiental y reducir la exposición a la contaminación especialmente de los grupos más sensibles (infancia, personas mayores, mujeres embarazadas, deportistas y personas con enfermedades respiratorias y cardiovasculares), evitando realizar esfuerzos al aire libre en las horas centrales del día y la caída de la tarde de la primavera y el verano, cuando los niveles de ozono son más elevados.
 
El ozono troposférico, también conocido como ozono “malo" por contraposición al de la capa de ozono de la estratosfera, es un contaminante secundario producido por la reacción entre el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias, en presencia de radiación solar. Por inhalación, provoca irritación de los ojos y vías respiratorias superiores, un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas y reducción de la función pulmonar, así como el agravamiento de patologías cardiovasculares. Además de para las personas es también tóxico para la vegetación, ya que daña los bosques y reduce la productividad de los cultivos.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .