La Plataforma Stop Insituto Confucio seguirá informando sobre los riesgos de colaborar con Hanban pese a la apertura de un centro en la Universidad de Oviedo

25/04/2018

La entidad, que agrupa a diferentes colectivos sociales y de derechos humanos, seguirá informando, se reafirma en sus posiciones y anuncia que seguirá adelante con su ronda de contactos sobre la problemática que implica la colaboración de la universidad pública con una institución directamente dependiente del régimen chino a través de la Oficina General del Instituto Confucio. 

 

Rectorado de la Universidad de Oviedo / Wikimedia commons
En la reunión mantenida con el rector de la universidad ovetense, la Plataforma le indicó una alternativa de aprendizaje del lenguaje chino tradicional como la que ofrece Taiwán, un país democrático y libre, donde existe un mercado laboral que respeta los derechos humanos y donde se pueden establecer unas condiciones de trabajo dignas y libres de presiones políticas de ninguna clase.
 
En este sentido, Stop Instituto Confucio ha presentado el caso de la "Asociación de Profesores de chino de los países de habla alemana", que ha afirmado públicamente qu elos exámenes HSK de los institutos Confucio no están preparados para la enseñanza de idiomas del Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCER), dado que sus niveles de exigencia son muy interiores a los que realmente se exigen en otros idiomas. Sin embargo, los exámenes TOCFL que ofrece Taiwán sí que cumplirían con dichas exigencias.
 
La Plataforma lamenta que el rectorado ratifique su decisión de implantar el Aula Confucio en la Universidad de Oviedo pese a los antecedentes que existen en otros países de discriminación y coacción al profesorado por sus creencias, la propaganda en los libros de texto ensalzando al régimen chino o la censura a la libertad de expresión y a determinados temas como la ocupación del Tíbet, la persecución a la práctica espiritual Falun Gong o la masacre de la Plaza de Tiananmén en 1989.