Euskal Herria: Convocan manifestación por la amnistía de los presos y presas vascas el 24 de junio

"Los militantes políticos a los que los Estados mantienen como rehenes siempre han entendido que la mejor aportación que desde la cárcel, la deportación o desde el último rincón del mundo se puede hacer a la lucha de liberación de Euskal Herria, es la de demostrar que la represión no es suficiente para doblegar su voluntad ni para condicionar la lucha de nuestro pueblo".

Comunicado

En primer lugar, el Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión quiere tener un recuerdo especial con el preso político de Lezama Iñaki Bilbao “Txikito”, que en el día de hoy cumple su 14º día en huelga de hambre y encierro.

Precisamente cuando la cárcel de Puerto III le ha impuesto las condiciones de vida más duras y más restrictivas, cuando le ha prohibido mantener ningún tipo de comunicación con una familiar y tres allegados, cuando más le están apretando para que renuncie a sus principios y pase por el aro del sometimiento, Txikito ha emprendido una dura lucha para reivindicar la independencia de Euskal Herria y el socialismo. Txikito demuestra así que se sigue inmerso en la misma lucha que hasta ahora le ha costado pasar 33 años en la cárcel.

Para nuestro movimiento, la actitud de Iñaki Bilbao es un ejemplo de dignidad y hacemos un llamamiento a dar eco a su lucha participando en todas las movilizaciones que se lleven a cabo en relación a ella. ¡Amnistía, independencia y socialismo!

A continuación pasamos a leer el comunicado mediante el cual convocamos una manifestación a favor de la amnistía para el 24 de junio en Bilbo:

Durante los últimos 60 años la cárcel ha sido, y todavía es, una de las principales herramientas utilizadas por los Estados para condicionar a quienes quieren luchar por la libertad de Euskal Herria, junto a sus dos consecuencias que son el exilio y la deportación, sin olvidarnos de la guerra sucia y la tortura.

La cárcel es el penúltimo escalón de la represión contra la disidencia política, exactamente el escalón que precede al asesinato selectivo de quienes más han dado por la libertad de Euskal Herria. En ocasiones, la cárcel sube un peldaño y se convierte en la misma muerte.

La cárcel es ese campo de exterminio en el que a los presos y presas se les aplica una tortura crónica, una tortura que a lo largo de los años va resquebrajando por dentro a quien la padece, tratando de romper la capacidad de resistencia de la militancia más comprometida, tratando de anular la voluntad de los presos y presas políticas vascas.

La cárcel es, en definitiva, ese instrumento con el que tratar de amedrentar al pueblo utilizando como rehenes a los presos y presas políticas. Es el brutal lenguaje con el que los Estados pretenden explicarnos que si las personas más valientes y entregadas tuvieron que pasar por el aro, no existe nada fuera de lo marcado por ese mismo aro.

Ante toda esta violencia, la actitud modélica mantenida por los presos y presas políticas vascas durante largas décadas se ha convertido en reflejo de la fuerza de todo un pueblo. Los presos y presas políticas han dejado al descubierto de manera constante el verdadero significado de las palabras dignidad, valor y solidaridad.

En la misma medida y desde el otro lado de los muros, los sectores más comprometidos del pueblo han continuado tras la estela dejada por los presos y presas políticas, para seguir avanzando por ese camino de la independencia y el socialismo que nos acerque al objetivo de la libertad.

Los militantes políticos a los que los Estados mantienen como rehenes siempre han entendido que la mejor aportación que desde la cárcel, la deportación o desde el último rincón del mundo se puede hacer a la lucha de liberación de Euskal Herria, es la de demostrar que la represión no es suficiente para doblegar su voluntad ni para condicionar la lucha de nuestro pueblo.

Esta actitud de resistencia ha sido, precisamente, el mayor revulsivo para que nuevas generaciones se hayan seguido sumando a la lucha durante décadas, a pesar de las constantes amenazas por parte de los Estados. La actitud de los represaliados ha sido el principal combustible para mantener encendido el fuego del pueblo y el pueblo ha sido el fuelle de los represaliados y represaliadas.

Por ello, el Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión se reafirma en su compromiso de no dejar sin apoyo político ni humano a ningún represaliado político por el hecho de mantenerse en posturas de lucha y dignidad frente a quienes nos oprimen, y hace un llamamiento a Euskal Herria a manifestarse el 24 de junio, partiendo desde la Plaza del Sagrado Corazón de Bilbo, bajo el lema “Inoiz ez makurturik! Denon artean lortuko dugu! Amnistia osoa!”. Porque queremos seguir luchando, defenderemos la dignidad de los represaliados. ¡No os abandonaremos! Jo ta ke amnistia lortu arte!

Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .