Salvemos Cabana prepara el recurso contra la eventual aprobación de la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto eólico Mouriños

08/01/2018

La asociación ha anunciado que recurrirá el dictamen de la Consellería de Medio Ambiente como fase previa a la jurisdicción contencioso-administrativa. Asimismo recuerda que a instancias de la entidad desde el pasado 6 de septiembre hay una pregunta presentada y aún no resuelta en el Parlamento Europeo, que alerta de que la tramitación fragmentada de los expedientes no es una opción válida desde el punto de vista comunitario. 

Zona afectada por el proyecto eólico Mouriños / Salvemos Cabana

El colectivo hace referencia a una cuestión presentada por el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde en la que se indica que en junio de 2017, la Xunta de Galicia aprobó el estudio de impacto ambiental del proyecto eólico Pena Forcada-Catasol II a pocos kilómetros de donde pretende instalarse el proyecto eólico Mouriños.

Tal como se insiste en el texto, con esta tramitación fragmentada del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de dos proyectos eólicos próximos y adyacentes pertenecientes a la misma empresa (Gas Natural Fenosa) "no se están evaluando los efectos reales sobre el medio natural" ni "tampoco tomando en consideración los efectos y el impacto conjunto de estas instalaciones tan próximas en uno de los pocos tramos costeros de Galicia en los que hasta ahora no existían parques eólicos".

Además, en el caso del proyecto Mouriños el estudio de impacto ambiental "no evalúa suficientemente" el impacto del proyecto en hábitats prioritarios de conservación e la Unión Europea según la Directiva 92/43/CEE, pues "la promotora, que dedicó sólo tres días al trabajo de campo sobre el terreno, no estudió en profundidad el impacto del proyecto en las aves y los quirópteros, pese a que las infraestructuras están dentro del área de distribución potencial de la Emberiza Schoeniclus L. subsp. lusitanica, un ave en peligro de extinción".

Por otra parte, la asociación considera igualmente que esta iniciativa industrial no evalúa en condiciones los posibles efectos sinérgicos y acumulativos "no sólo con las infraestructuras básicas previstas en cada uno de estos proyectos eólicos, sino con las líneas eléctricas de evacuación de los mismos".

Sobre la imposibilidad de fragmentación de proyectos industriales se han venido pronunciando desde hace años diversos tribunales internacionales. De hecho, la no autorización del fraccionamiento de proyectos ha sido confirmada por sentencias como la del 16 de septiembre de 2004 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (Asunto C-227/01), que condena a España por tramitar de manera independiente diferentes tramos de un proyecto de desdoblamiento de una línea de ferrocarril, estableciendo que el efecto útil de la legislación aplicable quedaría gravemente comprometido por el fraccionamiento del proyecto en distintos tramos.

Por esta razón, Salvemos Cabana considera que este hecho "invalida el proceso administrativo tal como está siendo realizado por la Xunta", y que "debería plantearse desde cero integrando todos los proyectos presentados en un único expediente y valorando conjuntamente las afecciones tanto ambientales como sociales que del mismo se deriven", razón por la que recurrirá la decisión de la Consellería de Medio Ambiente en caso de la eventual aprobación de la Declaración de Impacto Ambiental del Proyecto.