El plebiscito inconstitucional de la oposición venezolana

16/07/2017

"No habrá en la Constitución de Venezuela el plebiscito como medio de participación para legitimar alguno de los poderes", así se estableció en las Actas de la Sesión de la Asamblea Nacional Constituyente en 1999.

El plebiscito inconstitucional convocado por la coalición de partidos opositores, la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), para el 16 de julio "violenta las formas permitidas para la consulta y participación ciudadana en Venezuela", aseguró el articulista Juan Eduardo Romero en "El plebiscito en Venezuela como mecanismo de la guerra no convencional".

En las Actas de la Sesión de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de fecha 15 de noviembre de 1999 se estableció que "no habrá en la Constitución de Venezuela el plebiscito como medio de participación para legitimar alguno de los poderes".

El abogado constitucionalista, Hermánn Escarrá, ratificó que la convocatoria a plebiscito no está contemplada en la Constitución del 99 y aseguró: "Existe la figura de Referendo Consultivo que está regido por la Constitución, de tal manera que el procedimiento es dirigirse al CNE (Consejo Nacional Electoral) para solicitar su convocatoria".

>> Constituyente derrotará plan violento de la derecha venezolana

Escarrá señaló que la figura de plebiscito fue utilizada por Gobiernos dictatoriales dirigidos por políticos como Augusto Pinochet, Marcos Pérez Jiménez, Alfredo Stroessner y Adolfo Hitler.

El presidente de la Asamblea Nacional, el opositor Julio Borges, invocó los artículos 333 y 350 de la Constitución y aseguró: "Imponemos a toda la sociedad el desconocimiento de la convocatoria del fraude constituyente, el nombramiento de nuevos poderes públicos y el llamado a elecciones libres para un nuevo Gobierno".

Con el plebiscito inconstituciona, la oposición busca legitimar su llamado a desconocer el Gobierno de Nicolás Maduro y fortalecer su estrategia de desobediencia civil luego de 100 días de protestas violentas que dejan 91 muertos y más de mil heridos, explicó Romero en su artículo.

Los medios venezolanos de derecha comenzaron a justificar la medida y señalan que el plebiscito inconstitucional es "una forma legítima" de consulta, que no es una elección y por ello el órgano encargado de los procesos electorales en Venezuela, el Consejo Nacional Electoral (CNE), no participará. La oposición esconde su esfuerzo por deslegitimar la acción del Estado a través del desconocimiento de unos de sus poderes establecidos: el Poder Electoral, así lo afirma el articulista.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó que "el único poder que puede organizar, dirigir, establecer los mecanismos y resultados de cualquier proceso electoral se llama Consejo Nacional Electoral, el CNE es el único que puede regir cualquier proceso llámese elecciones para cargos, referendo, constituyente". 

El mandatario añadió: "Para uno convocar consultas públicas de carácter nacional, refrendarias, amerita cumplir un conjunto de requisitos y mecanismos constitucionales, nadie puede pretender convocar consultas públicas de carácter vinculante violando la Constitución, por su cuenta".

Según Romero, la oposición intenta en primer lugar impedir la realización de la elección para la Asamblea Nacional Constituyente porque saben que no inscribieron candidatos y corren el riesgo de no tener ninguna representación en su convocatoria por lo que no tendrían capacidad política para oponerse a debates claves sobre la soberanía o el sistema económico venezolano.


 

La MUD debe demostrar fuerza, de número y voluntad de movilización, porque es evidente el rechazo generado por el cierre de calles y la violencia desmedida causada hasta ahora, asegura Romero. 

Una encuesta realizada por la consultora privada Datanalisis reveló que el 85 por ciento de los venezolanos no está dispuesto a participar en guarimbas (protestas violentas con cierre de calles) ni enfrentamientos con autoridades del orden público en Venezuela. Asimismo, el 71 por ciento tiene la misma opinión sobre los cierres de calles, autopistas y avenidas, protesta denominada por la oposición como "trancazo".

El plebiscito inconstituciona daría pie a la conformación de un "gobierno paralelo" que incrementaría la violencia y posibilitara la intervención extranjera o la salida violenta del presidente constitucional, Nicolás Maduro.

>> Sólo CNE puede organizar procesos electorales en Venezuela

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .