Piden justicia cuando se cumplen dos años del asesinato de la activista medioambiental Berta Cáceres

  • La organización ecologista y pacifista denuncia el aumento de la represión a nivel mundial sobre quienes defienden el medio ambiente.
  • Mañana viernes se celebrará una convocatoria frente a la embajada de Honduras en Madrid para denunciar la impunidad de los autores del asesinato de la activista hondureña.

Pasado mañana 3 de marzo se cumplen dos años del asesinato de la activista medioambiental hondureña Berta Cáceres y, a pesar de que hay ocho personas imputadas, a ninguna de ellas se le atribuye la autoría intelectual. Un análisis realizado recientemente por el Grupo Asesor Internacional de Personas Expertas (GAIPE) a los mensajes de texto, llamadas, correos electrónicos, imágenes y otras pruebas en los teléfonos de las personas imputadas ha permitido demostrar que la planificación, la ejecución y encubrimiento del asesinato de Berta Cáceres se inició en el mes de noviembre de 2015, pero aún así no se han logrado avances en la investigación.

Coincidiendo con el aniversario, Greenpeace participará mañana viernes día 2 de marzo en una concentración frente a la embajada de Honduras en Madrid a las 13.30h, junto a otras organizaciones, para pedir que se esclarezcan los hechos, ya que existen certezas de que el Gobierno hondureño no está haciendo todo lo posible para avanzar en la investigación y depurar responsabilidades.

Además, el análisis de GAIPE concluye que tanto la empresa de seguridad del proyecto al que se oponía Berta (DESA), como las autoridades hondureñas y las entidades financiadoras jugaron un papel en la trama que acabó con su vida.

El año pasado Greenpeace España concedió a título póstumo el premio Artemio Precioso a Berta Cáceres, que fue recogido por su hija Laura Zúñiga. Entonces, en el mes de marzo de 2017, el director de la organización ecologista y pacifista recordó que tan solo en los últimos dos años habían sido asesinados 340 activistas de defensa ambiental y de los derechos humanos. Meses después, Global Witness publicó en un informe que sólo en 2016 murieron asesinadas 200 personas defensoras de la tierra y el medio ambiente. Recientemente, Greenpeace ha denunciado la situación del activista Bernardo Caal, encarcelado en Guatemala en un contexto de oposición al proyecto hidroeléctrico Renace, en el que la filial de ACS, Cobra, está involucrada.

Berta Cáceres fue asesinada después de oponerse al proyecto hidroeléctrico Agua Zarca, aprobado en 2013, que promueve la construcción de una presa que pone en riesgo la supervivencia de la comunidad indígena Lenca en Honduras, en el corazón del río Gualcarque. Berta y su organización COPINH (Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras) fueron sus principales opositores.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .