Dirigente del Movimiento de los Sin Tierra analiza los dos años de Temer en el gobierno federal

Juan Pablo Rodrigues habló sobre las consecuencias para la población de las medidas presentadas durante este período

El dirigente del Movimiento de los Trabajadores sin Tierra (MST) Juan Paulo Rodrigues habló sobre las consecuencias para la población de las medidas tomadas por el actual gobierno, en los últimos dos años.

En una entrevista a Radio Brasil de Fato, el líder sin tierra analizó las consecuencias de la Reforma Laboral, el intento de Reforma de la Previdencia y recordó el proyecto de privatizaciones presentado por Michel Temer.

-Para marcar estos 2 años en el gobierno, Temer preparó una cartilla con un resumen de las acciones que promovió. ¿Cómo evalúa este período?

Juan Pablo Rodrigues: La frase del Michel Temer ilustra bien. Brasil volvió 20 años en 2 años. Fue un buen lema. Estamos 20 años atrasados ​​y este retroceso se produce en grandes frentes. El primero fue en la política de ajuste fiscal. Corta parte del estado brasileño que es justamente la parte que era para atender a las personas más pobres: en la política de seguridad, salud, educación y en las políticas de bolsa familiar.

El segundo gran frente fue justamente en la política de las reformas. En la Reforma Laboral, que fue una tragedia desde el punto de vista de la organización del movimiento sindical y del derecho de los trabajadores. Y el intento en curso de la Reforma de la Previdencia. Que también va a traer implicaciones muy grandes para el conjunto de los trabajadores de Brasil.

La tercera grande frente a él fue el intento de privatización del Estado brasileño. Que vendió parte del pre-sal, vendió parte de la distribución de Petrobras y quiere vender parte de la empresa, entonces, hubo un intento de privatización del sector eléctrico, o sea, un conjunto de privatización del Estado brasileño. Es decir, no tenemos nada para conmemorar en los dos años del gobierno golpista del Michel Temer.

¿Cómo ve el escenario de nuestras empresas estatales en este contexto de privatizaciones?

-Mira, es el período más difícil que estamos viviendo. Porque en el gobierno de Fernando Henrique había un proceso de privatización que logramos, con mucha dificultad, al menos hacer un debate público. Ha habido un debate muy grande en la sociedad y eso no estamos logrando hacer en el proceso de privatización del gobierno golpista del Michel Temer. Es el programa que quiere vender un patrimonio sin tener legitimidad.

Temer dijo que sacó a Brasil del rojo. ¿Quién es ese brasileño que Temer dijo haber sacado del rojo?

-El único rojo que sacó fue el rojo de la bandera del PT. Que era el partido que estaba frente al gobierno. Desde el punto de vista económico, del punto del desarrollo del país él colocó al país en rojo. El número de desempleo demuestra esto, lo que se presentó en relación a la política de vivienda muestra el país en rojo. El aumento de la población en situación de calle, el aumento del trabajo análogo a la esclavitud. Creo que la economía brasileña ni siquiera para evaluar desde el punto de vista de las ganancias o de las pérdidas desde el punto de vista del PIB, es desde el punto de vista de cuánto la vida de la población ha empeorado. Es impresionante cómo los medios de comunicación no hacen un debate franco sobre los problemas sociales que enfrenta Brasil.

-Más de un mes que el presidente Lula está en Curitiba y me gustaría que usted hablara sobre esta segunda etapa del golpe.

-El golpe tiene varios frentes de actuación. El frente número uno fue el frente del gran capital, del mercado financiero. Financió el golpe cosechando resultados con esta política desastrosa y están con el beneficio allá arriba. El segundo frente del golpe fue el funcionamiento del partido de la Justicia que es una combinación de Lava Chorro, Red Globo y compañía limitada. En la vida del ex presidente Lula. Y el resultado de ello es el ex presidente Lula preso. El tercer frente de ellos son las movilizaciones de la clase media fascista que creó una ola de odio en el conjunto de la sociedad. Y por último, no menor, los partidos de oposición. La prisión del presidente Lula es el segundo frente, dentro de todo este golpe.

Edición: Tayguara Ribeiro

Temas: