EEUU incrementa las tensiones en el Mar de la China Meridional

05/06/2018

El pasado martes, la Fuerza Aérea de EEUU hizo volar dos bombarderos estratégicos B-52 sobre las Islas Spratly, en el Mar de la China Meridional, señaló un responsable norteamericano, en un movimiento que provocará, sin duda, la ira de China.

Los bombarderos sobrevolaron las islas un día después de que el secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, advirtiera contra su militarización.

Según analistas estadounidenses, Pekín está llevando a cabo trabajos de gran amplitud para reforzar la defensa militar de las islas, islotes y arrecifes que componen los archipiélagos de las Spratley y Paracelso, incluyendo la instalación de capacidades A2/AD (anti-acceso y denegación de acceso).

El Mar de la China Meridional es estratégico por al menos dos razones: es una zona rica en recursos naturales (hidrocarburos, en particular) y es la encrucijada de las rutas marítimas esenciales para el comercio mundial. Para Pekín, debe de tenerse en cuenta otra consideración: esta región es un área segura para el despliegue de submarinos dotados de misiles nucleares estratégicos.

El envío de barcos estadounidenses a esta área ha dado lugar a veces a incidentes, como ha sucedido recientemente cuando el destructor USS Higgins y el crucero USS Antietam se adentraron en las aguas del Archipiélago de Paracelso. Estos barcos se acercaron a menos de 12 millas de sus arrecifes como parte de lo que Washington llama “libertad de navegación”. Esta fue la primera vez que dos buques de la Armada de los EEUU participaron juntos en este tipo de misión.

Washington ha anulado también la invitación a la Marina china a participar en un ejercicio aeronaval conjunto RIM en el Pacífico. Por otro lado, durante una conferencia de prensa el pasado 31 de Mayo, el general Keneth McKenzie, director de Estado Mayor Interarmas de EEUU, afirmó que “EEUU tiene mucha experiencia destruyendo pequeñas islas en el Pacífico Occidental (durante la Segunda Guerra Mundial)” en respuesta a una pregunta a si el país podría actuar contra las islas artificiales chinas.

Por su parte, China ha seguido adelante con sus obras en las islas, incluyendo las islas artificiales que ha construido en esta área, y ha realizado maniobras, que incluyeron el despliegue de bombarderos H-6K. Pekín ha continuado también desplegando misiles antiaéreos, antibuque y medios de guerra electrónica para dejar claro que piensa defender su soberanía sobre las islas.

Temas: