Crecen los apoyos a Gustavo Petro a una semana de las elecciones presidenciales en Colombia

El acuerdo con la Alianza Verde, uno de los principales apoyos de Fajardo durante la primera vuelta de las elecciones en Colombia, supone un importante impulso para la candidatura de Petro. Actores de la vida civil como la ex parlamentaria Ingrid Betancourt también han manifestado su apoyo al candidato de Colombia Humana.

Petro junto a Mockus, Claudia López y otros dirigentes de Alianza Verde en una rueda de prensa en la vía pública / Diana Marcela Otavo

A apenas una semana de la celebración de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Colombia, el juego de alianzas entre las diversas fuerzas políticas continúa. A lo largo de la semana, el candidato de Colombia Humana ha recuperado posiciones y recortado sensiblemente distancias con su rival y favorito a la presidencia, el candidato uribista Iván Duque.

Tras los resultados de la primera vuelta, Duque partía con una importante ventaja de más de catorce putos sobre Petro. El acuerdo del candidato uribista con la dirección del Partido Liberal, fuerza con mayor representación en la Cámara de Representantes y por lo tanto un actor político fundamental de cara a afrontar el gobierno, parecieron sentenciar las opciones del candidato de Colombia Humana.

A la acumulación de alianzas en torno a Duque se sumó la negativa de Sergio Fajardo, candidato de centro-izquierda que quedó fuera de la segunda vuelta por menos de un 1% de los votos tras un sorprendente resultado electoral, que instó a votar en blanco a sus partidarios. En el mismo sentido se expresó el candidato liberal Humberto de La Calle, aunque con una notable diferencia: la posición de De La Calle respondía a la necesidad de distanciarse del acuerdo suscrito por los dirigentes de su partido con Duque.

La posición de Fajardo no ha pasado desapercibida en el clima electoral del país. Según los últimos sondeos publicados, hasta un 13,5% de los encuestados afirmó que votaría en blanco, una dinámica que probablemente beneficie a Iván Duque, aunque según diversos analistas también puede condicionar los apoyos al uribista por el rechazo manifiesto de votantes conservadores que rechazan la influencia del expresidente Álvaro Uribe Vélez en la política colombiana.

Acuerdo con la Alianza Verde

Sin embargo, el rechazo de Fajardo a configurar un frente del cambio no ha sido secundado por sus principales aliados políticos durante la primera vuelta. Esta semana los principales dirigentes de la Alianza Verde, el excandidato al a presidencia Antanas Mockus y la propia candidata a la vicepresidencia en la fórmula con Fajardo, Claudia López, manifestaban su apoyo a Gustavo Petro tras alcanzar un acuerdo el pasado martes.

“Los Verdes que decidimos votar por Gustavo Petro y Ángela María Robledo en la segunda vuelta presidencial, compartimos con la Colombia Humana una parte de sus propuestas más importantes, como el cumplimiento de los acuerdos de Paz con las FARC y la búsqueda de un acuerdo con el ELN, el aumento del presupuesto para la Educación, el apoyo a la Industria y la Agroindustria para transformar gradualmente la economía extractiva en una economía que genere empleo y agregue valor, la aplicación de medidas concretas que promuevan la Igualdad, la Lucha contra la Corrupción entre otras prioridades”, señala el documento del acuerdo suscrito esta semana. Unos principios que tranquilizan a los partidarios de los Verdes mientras aportan un empuje y una imagen más amable para los posibles votantes moderados de Petro, tras la sistemática campaña de sus adversarios señalando su radicalismo como principal debilidad.

Inmediatamente después del acuerdo, numerosas personalidades de la vida civil y política del país han mostrado su apoyo a Petro. La más destacada, probablemente, la ex parlamentaria y candidata a la presidencia Ingrid Betancourt, cuya posición ha causado un gran revuelo en el país y ha desatado las críticas por parte del uribismo que han llegado a valorar su decisión como “una traición”. No en vano, la liberación de Betancourt de su secuestro por parte de la guerrilla de las FARC tras seis años de cautiverio en el año 2008 ha venido siendo presentado como un ejemplo de los éxitos de la presidencia de Uribe y su política de no concesión a las fuerzas guerrilleras.

Reducción de la distancia en las encuestas

Con tan solo siete días de margen de campaña, Petro parece acercarse sensiblemente a su rival. Según las últimas encuestas realizadas por Datexco, Duque obtendría el 46,1% de la intención de voto frente al 40,4% de Petro, la menor distancia registrada entre los dos candidatos a lo largo de toda la campaña.

A pesar de la insólita relativa calma que ha caracterizado toda la carrera electoral, la polarización de la opinión pública colombiana tendrá mucho peso a la hora de decidir el resultado final el próximo 17 de junio. Todos los expertos coinciden en señalar que Petro necesitará movilizar a parte del electorado habitualmente abstencionista si de verdad aspira a vencer la contienda.

Por su parte, también será decisiva la actitud de los partidarios del oficialista Partido de la U, antiguo sostén político de Álvaro Uribe que dio la espalda a su propio fundador de la mano del presidente saliente Juan Manuel Santos. La dirección del partido ha sorprendido otorgando “libertad de voto” a sus partidarios, mientras el malogrado candidato más cercano a las posiciones oficialistas, Germán Vargas Lleras (que apenas recibió un  7,48% de los votos en primera vuelta) se ha negado a decantarse por ninguno de los dos candidatos públicamente.