EEUU: cientos de mujeres se hacen arrestar en protesta contra la separación de familias migrantes

Cientos de mujeres —más de 500 según la agencia AP y más de 650 según los organizadores—fueron arrestadas hoy en el Congreso al protagonizar una manifestación pacifica para protestar por la separación de familias migrantes en la frontera, bajo la política de cero tolerancia del presidente Donald Trump.

Los arrestos se produjeron luego de su negativa de evacuar voluntariamente el edificio Hart, uno de los edificios del complejo senatorial, en un acto de desobediencia civil a fin de poner de relieve la situación de más de dos mil niños separados de sus familias desde abril pasado, así como de sus padres.

Entre las arrestadas, se encontraba la congresista demócrata por el estado de Washington, Pramila Jayapal, quien decidió sumarse al ejercito de mujeres que llegaron como un vendaval:

“Estoy orgullosa de haber sido arrestada con estas mujeres porque me considero a mí misma como parte este colectivo de gente que creen que Estados Unidos es algo mejor de lo que esta ocurriendo”, dijo Jayapal en alusión a la política de tolerancia cero que ha separado a cientos de familias de migrantes en la frontera.

El multitudinario acto de protesta, uno de los más grandes que se escenifican en las instalaciones del Congreso, se produce en un ambiente de indignación, pero también de caos y confusión ante la falta de resultados frente a la exigencia y el mandato judicial de un juez federal, para reunificar a más de 2 mil niños migrantes que fueron separados de sus madres.

Como parte de su acto de desobediencia civil, las mujeres procedieron a sentarse en el piso del atrio, y algunas se colocaron delgados cobertores térmicos como los que las autoridades proveen a los niños en los centros de detención.

Antes, las mujeres realizaron una marcha partiendo desde las inmediaciones de la Casa Blanca, en donde organizaron primero un acto en el que varias oradoras hablaron en contra de la controversial política, rescindida de manera temporal por Trump la semana pasada.

Después, portando pancartas y carteles, marcharon a los largo de la avenida Pensilvania, en ruta al Congreso, pasando frente el hotel Trump, bajo gritos de “shame!, shame!” (vergüenza).

Mas adelante, al pasar frente al edificio del Departamento de Justicia la consigna fue “say it loud, say it clear, immigrants are welcome here” (Dígalo fuerte, dígalo claro, los inmigrantes son bienvenidos aquí)”.