China busca formar alianza con UE ante presiones de EEUU

El Gobierno de China busca formar una alianza comercial con la Unión Europea (UE) para neutralizar la guerra arancelaria impuesta por EE.UU.

Varios altos cargos chinos, entre ellos, el viceprimer ministro, Liu He, y el canciller, Wang Yi, han mantenido una serie de reuniones con los europeos en Bruselas (Bélgica), Berlín (capital alemana) y Pekín (capital china) a fin de proponer una alianza China-Europa y ofrecer una apertura del mercado chino ante las políticas comerciales del presidente de EE.UU., Donald Trump, contra el gigante asiático, según informó el martes la agencia británica de noticias Reuters.

La fuente indica que una de las propuestas ha sido que China y el bloque comunitario desarrollen una acción conjunta contra Estados Unidos en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

No obstante, la Unión Europea ha rechazado la idea de aliarse con Pekín contra Washington, declararon cinco funcionarios y diplomáticos de la UE a Reuters de cara a la cumbre entre las dos partes que tendrá lugar el 16 y el 17 de julio en Pekín. 

En cambio, añade la fuente citando un funcionario de la UE, se espera que la cumbre produzca un comunicado modesto, que confirme el compromiso de ambas partes con el sistema multilateral de comercio y prometa establecer un grupo de trabajo para modernizar la OMC.

Los medios estatales chinos han señalado que los miembros de la UE están a favor de China en la disputa con EE.UU., lo que sitúa al bloque en una posición delicada. Las dos últimas cumbres, en 2016 y 2017, finalizaron sin una declaración debido a desacuerdos sobre el mar de la China Meridional y el comercio.

“China quiere que la Unión Europea se posicione a favor de Pekín y en contra de Washington, que tome parte en el asunto (…) No lo vamos a hacer y se lo hemos dicho”, dijo un alto cargo europeo citado por Reuters.

Tras meses de amenazas con subir tarifas a las importaciones chinas, EE.UU. empezará el viernes a cobrar aranceles sobre productos chinos por valor de 34 000 millones de dólares. El gigante asiático por su parte, ha dicho estar “totalmente preparado” para tomar medidas y represalias.

De hecho, la fricción comercial entre Pekín y Washington comenzó luego de que el inquilino de la Casa Blanca impusiera aranceles a las importaciones desde China por valor de 50 000 millones de dólares, con el argumento de que las empresas chinas disfrutaban de una posición de ventaja respecto a las estadounidenses en el país asiático.

ftn/rha/msf