Miles de yemeníes protestan por arrogancia de EEUU e Israel

Miles de yemeníes protestan por arrogancia de EEUU e Israel.

Miles de yemeníes salen a las calles de las ciudades de Saná (la capital) y Saada (noroeste) para protestar contra la campaña de Arabia Saudí en su contra.

En la marcha, realizada hoy viernes, los manifestantes portaban retratos del líder del movimiento popular yemení Ansarolá, Abdulmalik al-Houthi, así como pancartas con lemas como “Muerte a EE.UU.” y “Muerte a Israel”.

Los manifestantes han llamado a boicotear los productos estadounidenses e israelíes y han pedido que se prohíba la venta de armas de fabricación occidental a Arabia Saudí.

El régimen de Riad usa para bombardear a Yemen aviones de combate fabricados por EE.UU., entre otro equipamiento militar.

Arabia Saudí fue el primer país visitó que el presidente de EE.UU., Donald Trump, después de asumir el cargo el año pasado. En la visita, se anunció que Washington podría vender a Riad equipamiento militar por valor de 110 mil millones de dólares en un período de 10 años. El Departamento de Estado de los Estados Unidos informó además en ese momento de que el valor del acuerdo podría crecer hasta los 350 mil millones de dólares.

La historia de las marchas de los yemeníes contra la arrogancia data del 17 de enero de 2002, cuando Al-Houthi —en un sermón en la escuela Imam Hadi (la paz sea con él) de Saada— llamó a la población a hacer cuanto pudiese contra “la inmensa arrogancia estadounidense”.

“Os digo, hermanos, ¡gritad! ¿No tenéis la capacidad de gritar: ¡Dios es grande! (…) ¡Muerte a EE.UU. y a Israel!? (…) ¿No creéis posible que cada uno de vosotros lance ese grito?”, dijo el líder de Ansarolá.

El pueblo de Yemen está sumergido desde el 19 de marzo de 2015 —cuando comenzó la campaña militar de Riad y sus aliados árabes contra el país— en una guerra no deseada, cuyo resultado no ha sido sino inestabilidad y un gran número de civiles muertos.

En la misma línea de la protesta de este viernes en Saada, Al-Houhi ha señalado en el pasado a EE.UU. como el “cerebro” y al régimen israelí como el “corazón” de la guerra contra Yemen.


Tanques saudíes desplegados en fronteras con Yemen

El Ejército y el movimiento popular Ansarolá de Yemen destruyen un convoy de tanques saudí en la región de Najran, sita en el suroeste del reino árabe.

En una exitosa operación las fuerzas yemeníes detectaron y monitorearon el viernes un convoy militar saudí, compuesto por varios tanques y gran número de militares en el sur de Arabia Saudí, en una región fronteriza con Yemen, reportó la cadena de televisión local Al Masirah.

Las unidades misilística y de artillería del Ejército yemení atacaron el convoy detectado en el este de la base militar de Al-Sadis, sita en Najran, y destruyeron los tanques saudíes.

Esa ofensiva del Ejército y los comités populares yemeníes dejó asimismo grandes bajas entre los soldados y mercenarios saudíes, agrega el medio.

En otra operación paralela, las fuerzas yemeníes destruyeron un vehículo militar saudí en la región de Asir, también en el suroeste del reino árabe, informó la agencia local de noticias Saba News.

Desde que el régimen saudí y sus aliados emprendieron en 2015 una guerra contra Yemen, las zonas fronterizas del reino árabe, sobre todo los sitios militares, han sido blanco de ataques de las fuerzas yemeníes que actúan en represalia por los bombardeos saudíes.

Ansarolá ha asegurado que mientras la coalición saudí y sus aliados sigan con sus bombardeos contra Yemen, la resistencia yemení no dejará de lanzar ataques de represalia en lo “profundo” del territorio saudí.


Lanzamiento de un misil balístico desde Yemen contra Arabia Saudí.

Las fuerzas del movimiento popular de Yemen Ansarolá lanzaron un misil balístico contra la sede de fuerzas de reacción rápida de Arabia Saudí en Najran.

Según lo reportado el jueves por la televisión por satélite yemení Al Masirah, la unidad de misiles de Ansarolá, apoyado por el Ejército yemení, anunció el lanzamiento de un misil Zilzal-1, de fabricación propia, contra el mencionado objetivo ubicado en la localidad de Al-Sadis, sita en la región suroccidental saudí de Najran.

Una fuente militar citada por el mismo medio detalló que el proyectil impactó con precisión contra el blanco marco, dejando muertos y heridos a varios soldados del régimen saudí.

Mientras tanto, desde Ansarolá aseguraron que mientras siga con sus bombardeos sobre Yemen, la resistencia yemení no dejará de lanzar ataques de represalia en lo “profundo” del territorio saudí.

El golpe al Ejército saudí se produjo en la misma jornada en que la coalición saudí contra Yemen corroborara la caída de un avión de guerra perteneciente a la Real Fuerza Aérea del reino árabe que fue derribado por los yemeníes cera de la frontera común.

Desde su inicio en marzo de 2015, la guerra saudí ha acabado con la vida de más de 10 000 yemeníes, además de hundir al país más pobre del mundo árabe en la hambruna y las epidemias, de acuerdo con el último balance ofrecido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La campaña aérea saudí, que no cuenta con el aval de la ONU, ha atacado mercados, instalaciones sanitarias y objetivos civiles, lo que ha provocado indignadas críticas internacionales.

No obstante, la costosa agresión saudí todavía no ha alcanzado ninguna de sus metas ulteriores, es decir, restaurar en el poder al expresidente fugitivo yemení Abdu Rabu Mansur Hadi y eliminar de la ecuación a Ansarolá.


El movimiento popular yemení, Ansarolá, lanza un misil hacia territorio saudí.

Arabia Saudí subestima el poder defensivo de Ansarolá y justifica las derrotas que sufre en Yemen echando la culpa a Irán, opina un político iraní.

“Los yemeníes tienen suficiente capacidad para defenderse [ante la agresión saudí] (…) El problema de quienes subestiman las capacidades de Ansarolá (movimiento popular yemení) y los yemeníes, es que los comparan con ellos mismos, que importan todo lo que necesitan desde el exterior”, indicó Hosein Sheijoleslam, exasesor del canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif.

En una entrevista concedida el viernes a la agencia local de noticias Mehr, el político iraní destacó que los “países reaccionarios árabes” compran todo con el dinero que consiguen de sus exportaciones petrolíferas, y piensan que pueden seguir en el mismo camino para siempre, contrario al país más pobre del mundo árabe, Yemen.

Por lo que, destacó Sheijoleslam, los Al Saud y Estados Unidos recurren a infundadas acusaciones, como supuesta ayuda militar de Irán a los yemeníes, para cubrir las constantes derrotas que sufren en Yemen. La más reciente se registró en la ciudad portuaria de Al-Hudayda ante Ansarolá, recordó.

Añadió que la neutralización de los intentos de las fuerzas saudíes y emiratíes para sacar al movimiento popular yemení del poder en esa ciudad implica “una gran victoria” para esta nación.

El ex arlamentario persa, en otro momento de sus declaraciones, sostuvo que Irán tiene un paquete de propuestas para la crisis yemení, que incluye declarar un cese de hostilidades, facilitar la ayuda humanitaria a los afectados del conflicto, reiniciar diálogos de paz a nivel nacional para encontrar una solución, y por último, celebrar un referéndum para decidir la implementación de la solución hallada.

Los yemeníes acusan a su expresidente fugitivo Abdu Rabu Mansur Hadi, quien renunció a su cargo en enero de 2015, de apoyar la brutal campaña militar lanzada en su contra en marzo de ese mismo año.

Desde entonces, los combatientes de Ansarolá y el Ejército yemení lanzan ataques contra los objetivos militares de Arabia Saudí y sus mercenarios, incluso dentro del territorio saudí. Ansarolá asegura que mientras la coalición saudí y sus aliados sigan con sus bombardeos contra Yemen, la resistencia yemení no dejará de lanzar ataques de represalia.