EEUU evacuará a ‘cascos blancos’ por avances del Ejército sirio

Washington está ultimando planes para evacuar a cientos de los llamados “cascos blancos” y sus familias del sur de Siria, donde el Ejército cada vez avanza más.

De acuerdo con el plan, que está en su fase final y se intentará poner en práctica muy pronto, se transferiría a los cascos blancos desde el suroeste de Siria (en concreto, de la provincia de Al-Quneitra) a otros países, ha publicado este viernes el diario The Times of Israel, citando a dos responsables estadounidenses.

Los posibles destinos de los cascos blancos y sus familiares serían, según los informantes, que hablaron a condición de no salir del anonimato, el Reino Unido, Alemania, Holanda y Canadá.

Se espera que el proceso de evacuación comience en las próximas horas. Al parecer, se intentará extraerlos por los territorios ocupados palestinos, dado que las zonas del sur de Siria aún controladas por grupos armados y terroristas están cercadas por el Ejército sirio por tres flancos, dejando solamente la opción de que salgan por el oeste, a través de Palestina ocupada.

Además, los responsables estadounidenses han confirmado que los preparativos del plan de “rescate” de los cascos blancos se aceleraron de manera significativa tras la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de la semana pasada, por lo que la Alianza Atlántica también podría participar en las labores de evacuación.

Las operaciones antiterroristas del sur de Siria han permitido ya a Damasco recuperar el 90 % de la provincia de Daraa, fronteriza con Jordania. Este avance ha provocado la rendición en masa de los milicianos antigubernamentales, muchos de los cuales se han unido al proceso de reconciliación auspiciado por las autoridades.

A pesar de que los cascos blancos se presentan como defensores de los derechos humanos en territorio sirio, se los ha acusado de “ser artistas del montaje”, por haber simulado ante las cámaras un supuesto ataque químico en la localidad siria de Duma, en la región de Guta Oriental (a las afueras de Damasco), para inculpar al Gobierno sirio.

A principios de abril, el Occidente acusó al Gobierno de Bashar al-Asad de “utilizar armas prohibidas contra civiles en Duma”. Los países occidentales, en particular EE.UU., fundamentó su acusación en un vídeo publicado por los cascos blancos. Damasco, sin embargo, rechazó las acusaciones.

El montaje de los cascos blancos allanó el camino a la agresión a Siria del 14 de abril de EE.UU., el Reino Unido y Francia: un ataque realizado sin la luz verde del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU).

hgn/mla/krd/alg