Ecuador planea retirar de forma inminente el asilo a Julian Assange

22/07/2018

Fuentes próximas al Ministerio de Exteriores ecuatoriano informan de la intención del ejecutivo de retirar el asilo de forma inminente al fundador de WikiLeaks. El ciberactivista australiano sería entregado en los próximos días a las autoridades británicas, tras seis años refugiado en la embajada del país latinoamericano en Londres.

Assange en la embajada ecuatoriana en Londres / AFP

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, que viajó el viernes al Reino Unido para hablar en la Cumbre Global de Discapacidades de 2018, podría estar planeando retirar su protección y asilo a Assange, para luego entregarlo a las autoridades británicas.

La fuente confirmó a la revista electrónica The Intercept que Moreno está a punto de finalizar un acuerdo con autoridades británicas, si aún no lo ha hecho, para entregar a Assange al Reino Unido en los próximos días. La retirada del asilo y la expulsión física de Assange de la sede diplomática ecuatoriana podrían llegar en esta semana.

Las consecuencias de tal acuerdo dependen en parte de las concesiones que Ecuador extrae a cambio de retirar el asilo de Assange. Como declaró el expresidente ecuatoriano Rafael Correa a The Intercept en mayo, el Gobierno de Moreno ha devuelto a Ecuador a una postura muy “subordinada” y “sumisa” hacia los gobiernos occidentales.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, confirma el estatus de asilo político al fundador del portal de filtraciones Wikileaks, Julian Assange, si bien describe el asunto como un “problema heredado” del Gobierno de su antecesor Rafael Correa.

Es muy poco probable que Moreno, quien se ha mostrado dispuesto a someterse a amenazas y coacciones del Reino Unido, España y Estados Unidos, obtenga una garantía de que las autoridades británicas no extraditarán a Assange a EE.UU., donde altos funcionarios estadounidenses han jurado perseguirlo y destruir Wikileaks.

Hace casi unos meses, Ecuador bloqueó el acceso de Assange a Internet. El factor principal en esta decisión para silenciarlo fue el enojo del Gobierno español por los tuits de Assange sobre los abusos contra los derechos humanos perpetrados por el gobierno central de España contra los manifestantes que marchaban por la independencia de Cataluña y desde entonces no ha podido comunicarse con el mundo exterior.

Si Assange sale de la embajada de Ecuador en Londres, capital británica, el Reino Unido lo extraditaría casi con toda seguridad a Suecia, que pretende juzgarlo por presuntos delitos sexuales. Pero si además, las autoridades suecas lo extraditarían a su vez a Estados Unidos, ahí sería procesado por filtrar secretos sobre la seguridad estadounidense y podría ser condenado a la pena de muerte.