Un nuevo brote de ébola en la República Democrática del Congo dispara las alarmas

05/08/2018

Lo Organización Mundial de la Salud teme la propagación de la epidemia desde su epicentro en Mangina dadas las difíciles condiciones de acceso a la zona afectada en mitad del conflicto civil. Se han registrado al menos 20 muertes con severos indicios de la enfermedad.

Sanitarios trabajando para contener el anterior brote de la enfermedad dado en la provincia de Ecuador en junio / Reuers

Un nuevo brote de ébola en la provincia de Kivu del Norte, en la República Democrática del Congo, ha encendido todas las alarmas. La epidemia se ha desatado apenas una semana después de finalizar el brote que había tenido lugar en la provincia de Ecuador.

Según los responsables de la Organización Mundial de la Salud, aún es pronto para confirmarlo, pero todos los indicios apuntarían a que se trata de un contagio de una cepa de la enfermedad conocida como Zaire.  Los análisis no serán concluyentes, según se ha adelantado, hasta el próximo martes.

La cepa Zaire es una de las más mortíferas de esta peligrosa enfermedad, alcanzando usualmente un índice de mortandad de en torno al 90% de los afectados. La OMS, sin embargo, ha dado espacio a la esperanza de controlar el brote, ya que se cuenta con una vacuna de probada efectividad contra la cepa. “Podemos movilizar hasta 300.000 [vacunas] más en un plazo muy breve”, ha indicado vicedirector general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la Preparación y la Respuesta ante Emergencias, Peter Salama en una rueda de prensa.

Sin embargo, a las características del brote vírico, se unen serios problemas que giran en torno a la posibilidad de distribuir las vacunas preventivas. La provincia de Kivu del Norte, en la zona fronteriza de los Grandes Lagos, vive desde hace más de una década azotada por los conflictos civiles, que se han cobrado cientos de miles de víctimas olvidados incluso por las autoridades nacionales en Kinshasa.