Un senador norteamericano denuncia el plan del MI6 para fingir un ataque con armas químicas en Siria

El senador republicano por el estado de Virginia Richard Hayden Black ha denunciado el plan de los servicios secretos británicos para simular un ataque con armas químicas en la provincia siria de Idlib que permita a las fuerzas occidentales atacar al país.

El senador Black en una comparecencia de prensa en el año 2016 / Archivo / HispanTV

“Hace aproximadamente cuatro semanas, sabíamos que la inteligencia británica estaba trabajando para lograr un ataque químico con el fin de culpar al Gobierno sirio, para responsabilizar a Siria”, han sido las palabras del senador estadounidense. Desde hace semanas venimos escuchando declaraciones en la misma línea de la mano de portavoces de los ministerios de asuntos exteriores y de defensa rusos, portavoces del ejército sirio y analistas internacionales. Sin embargo, las declaraciones llaman la atención de forma especial por pertenecer al senador republicano por el estado de Virginia Richard Hayden Black.

El legislador ha realizado estas afirmaciones a la cadena Al-Mayadeen tras mantener una reunón con el presidente de Siria, Bashar al-Asad, durante su gira por Siria para conocer de primera mano la situación del país y expresar su apoyo a la lucha del Gobierno de ese país árabe contra los terroristas.

El senador estadounidense que también es un veterano de guerra, ha explicado que el plan británico consistiría en que los rebeldes sirios ejecuten “un ataque falso, con actores que se hagan pasar por víctimas.”

El Senador, además, ha confirmado que algunos ataques químicos que previamente ocurrieron en Siria fueron falsificaciones británicas, que se llevaron a cabo con la ayuda de presuntos voluntarios a la ayuda humanitaria, los llamados Cascos Blancos.

No es la primera vez que el legislador estadounidense se sale del guion de la política exterior norteamericana para Siria y la región. En el año 2016, Black denunció la financiación y el apoyo indirecto de los Estados Unidos a la organización terrorista Daesh. Posteriormente apuntó a Turquía como los principales sostenedores de los islamistas radicales.

En febrero del pasado año ya rechazó la veracidad de los supuestos ataques químicos. “Los medios de comunicación occidentales no tienen el más mínimo interés en los hechos, tan solo en la propaganda, llegó a afirmar”.

La pasada semana, durante su estancia en Siria, Black también denunció directamente el apoyo de EE.UU. a los terroristas en la provincia siria de Idlib (noroeste), declaraciones que han causado un tremendo revuelo en el Departamento de Estado estadounidense que las ha desacreditado calificándolas de “escandalosas”.