Más de 800 millones de personas sufren hambre en el mundo

Naciones Unidas presenta un demoledor informe sobre el estado global de la seguridad alimentaria y la nutrición en el que señala que el hambre creció en 2017 por tercer año consecutivo.

Niños yemeníes claman por comida en un campo de refugiados, desplazados por los bombardeos de Arabia Saudí / AP / FAO

821 millones de personas en todo el mundo sufren hambre. Eso es lo que indican y advierten diversas agencias de Naciones Unidas en un informe presentado en Roma este martes 11 de septiembre sobre el estado global de la seguridad alimentaria y la nutrición. Según este, uno de cada nueve individuos en el mundo sufre hambre.

Según el estudio, el hambre creció en 2017 por tercer año consecutivo. Los datos reflejan un aumento progresivo desde 2015 del número de personas que carecen de alimentos. Según las últimas proyecciones, el incremento entre 2016 y 2017 fue de aproximadamente 17 millones de personas.

La nueva edición del informe se centró en el impacto de la variabilidad del clima y la exposición a fenómenos climáticos extremos más complejos, frecuentes e intensos, según informó el director general de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano da Silva.

A esos factores habría que sumar otros como los conflictos y la violencia, que también contribuyen a frenar el hambre y la malnutrición.

El objetivo de erradicar el hambre para 2030 no es realista

El continente más afectado por por la subalimentación es África, donde todas las regiones han registrado un aumento y en total un 20.4% de la población sufre ese problema. En todo el continente son unas 256 personas afectadas.

Sin embargo, es Asia donde vive el mayor número de personas con hambre (515 millones de habitantes, el 11,4 % de la población). Por su parte, en Latinoamérica y el Caribe la cifra subió a 39,3 millones de personas (el 6,1 % de la población) debido a la desaceleración económica de ese país.

"En los últimos años hemos visto que la crisis económica ha erosionado las conquistas de la década anterior", señaló Da Silva, quien advirtió que la desigualdad fomenta las posibilidades de los más pobres a la hora de acceder al crecimiento económico.

El presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), Gilbert Houngbo, pidió seguir luchando contra el hambre y continuar mejorando las inversiones en promoción de empleo y la productividad de los pequeños empresarios.

El director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), David Beasley, dijo, por su parte, que el objetivo de erradicar el hambre en el mundo para 2030 "no es realista" si se mantiene la tendencia actual.

La subalimentación afecta 151 millones de menores de cinco años

Beasley criticó y tachó de "inexcusable" el incremento de la desnutrición crónica, sobretodo a pesar de la tecnología disponible. El directivo pidió que se reformen las donaciones internacionales para dar más "fluidez y flexibilidad" a los programas de ayuda.

El informe también indica que la subalimentación afecta 151 millones de menores de cinco años, que continúan sufriendo retrasos en el crecimiento. Sin embargo, cabe destacar que la tasa descendió del 25 % en 2012 al 22 % en 2017. Por otro lado, estimó, tras la investigación, que más de 50 millones de niños tienen un peso demasiado bajo para su estatura y otros 38 millones sufren sobrepeso.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) fueron las entidades a cargo de la elaboración del informe.