El caso Khashoggi se complica con la denuncia de un príncipe opositor saudí afincado en Reino Unido

12/10/2018

El miembro de la familia real, Khaled bin Farhan al-Saud, residente en Alemania, denuncia que los servicios secretos saudíes trataron de “desaparecerle” apenas unos días antes del secuestro en la embajada saudí en Estambul del periodista opositor Jamal al-Khashoggi. Según Bin Farhan, tras el periodista han desaparecido al menor cinco príncipes saudíes que se manifestaron críticos con el caso Khashoggi.

El principe heredero Mohammed bin Salman sería el responsable de los complot para desaparecer a disidentes, según denuncia su propio primo, Khaled bin Farhan / HispanTV

Nuevas acusaciones, tras la desaparición e incriminación por asesinato del periodista opositor Jamal al-Khashoggi, han salpicado a las autoridades saudíes. El príncipe Khaled bin Farhan al-Saud, un miembro de la familia real que vive en un exilio autoimpuesto en Alemania, sostiene que apenas diez días antes de la desaparición del periodista en Estambul, el mismo fue objeto de un plan para desaparecerle.

Según ha declarado al diario británico The Independent Bin Farhan, las autoridades de Riad le prometieron una gran cantidad de dinero a cambio de acudir a “una reunión con agentes del régimen” en el consulado saudí en El Cairo. Según sostiene, buscaban realizar un operativo similar al que condujo al secuestro y desaparición del periodista.

Khashoggi desapareció el pasado 2 de octubre tras acudir inocentemente al consulado de Arabia Saudí en Estambul para formalizar un trámite burocrático ordinario relacionado con un proceso de divorcio. La ocasión habría sido aprovechada por los agentes saudíes para, según denuncia el gobierno turco, secuestrar, torturar y asesinar al periodista.

Bin Farhan no se ha limitado a denunciar su propio caso. Según sostiene, tan solo en la última semana al menos cinco miembros de la familia real saudí críticos con el caso Khashoggi han sido detenidos y su actual situación y estado son desconocidos. Para el miembro de la familia real residente en Alemania, se trata de un plan por parte del joven y ambicioso príncipe heredero de la corona de Arabia Saudí y actual Ministro de Defensa, Mohamed bin Salman, para acallar cualquier voz crítica en su dirección.