Siria denuncia genocidio de coalición occidental en Al-Raqa

Siria denuncia el ‘genocidio’ de la coalición liderada por EE.UU. en la ciudad de Al-Raqa, donde centenares de civiles han muerto en los ataques de la alianza.

La llamada coalición anti-EIIL que encabeza Estados Unidos provocó la muerte de centenares de civiles sirios en su guerra de aniquilación en la ciudad de Al-Raqa, sita en el norte de Siria. Amnistía Internacional (AI) condena dichos ataques, y censura a EE.UU., que rechaza su obligación hacia las víctimas, en su mayoría civiles.

“El mundo entero ha sido testigo de la destrucción sistemática de la ciudad de Al-Raqa por la llamada coalición internacional y los cuerpos podridos de civiles inocentes en las calles de la ciudad y el desplazamiento del resto de sus habitantes, lo que equivale a crímenes de genocidio que requieren la rendición de cuentas”, comentó un funcionario del Ministerio de Exteriores de Siria.

El diplomático, citado el domingo por la agencia oficial siria de noticias SANA, reveló que la alianza occidental contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) abrió “corredores seguros” para salvar a los extremistas de Al-Raqa, ciudad donde en 2014 establecieron su autoproclamado califato, aunque desde hace un año está bajo el control de fuerzas kurdas aliadas de EE.UU.

Su objetivo —explica— no era sino “complicar” y “prolongar” la crisis en Siria para utilizarla en provecho de las “agendas del Occidente colonial”.

La banda takfirí EIIL controló la zona hasta octubre de 2017, año en que fue derrotada por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), apoyadas por la llamada coalición anti-EIIL, liderada por Estados Unidos. La ofensiva de liberación fue criticada por el Gobierno de Siria y de Rusia debido a las numerosas bajas civiles.

El 80 % de Al-Raqa, incluyendo 55 000 viviendas, está en ruinas, y la Investigación Global de Amnistía Internacional ha informado de que la financiación del equipo de recuperación de cadáveres se agotará el 31 de octubre.

Los residentes de la urbe, que han manifestado en varias ocasiones su apoyo al Gobierno sirio, presidido por Bashar al-Asad, afirman que los militares estadounidenses no han podido instaurar la seguridad en la ciudad, y hay mucho espacio para la infiltración de los extremistas de Daesh.

El Gobierno de Damasco ve Al-Raqa “como una ciudad ocupada” por EE.UU. y sus aliados, y dice que la ciudad “no puede considerarse liberada hasta la entrada del Ejército sirio”.

msm/mjs/nii/

Temas: