Bolsonaro retira su promesa sobre Al-Quds por posibles represalias

El presidente electo de Brasil retira su medida proisraelí y dice que el traslado de la embajada brasileña de Tel Aviv a Al-Quds aún no está decidido.

Jair Bolsonaro da marcha atrás después de haber decidido el Gobierno de Egipto cancelar una visita del ministro brasileño de Relaciones Exteriores, Aloysio Nunes, en protesta por su decisión de trasladar la embajada de su país de Tel Aviv, en el oeste de los territorios palestinos ocupados, a Al-Quds (Jerusalén).

Interrogado por la prensa en Brasilia (capital de Brasil), el presidente electo atribuyó el martes el aplazamiento de una visita del canciller a Egipto a problemas de agenda y no a represalias de El Cairo por sus anuncios relacionados con el traslado de la unidad diplomática. Un día antes, dos funcionarios de la Cancillería brasileña habían dicho a la agencia británica de noticias Reuters que la cancelación se debía al traslado.

“Sería prematuro que un país tome represalias en función de algo que aún no está decidido”, aseveró el mandatario en ciernes, que el jueves había reiterado su intención al respecto.

Su intención de trasladar la embajada de Brasil a la ciudad palestina de Al-Quds, siguiendo los pasos de su homólogo estadounidense, Donald Trump, hace correr al ultraderechista Bolsonaro el riesgo de aislar diplomáticamente a su país, al tiempo que lo expone a represalias comerciales de los países musulmanes, algunos de ellos grandes importadores de carne brasileña.

Por ello, distintos especialistas han advertido de que sería un movimiento arriesgado, a contracorriente de la tradición diplomática brasileña de los últimos 50 años y que podría perjudicar las relaciones comerciales con los países señalados, entre otras consecuencias negativas.

El anuncio antipalestino de Bolsonaro ha suscitado la condena de diferentes círculos palestinos, desde el Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS) hasta la Organización de Liberación de Palestina (OLP).

El embajador palestino en Brasil afirmó el lunes que espera que la promesa de Bolsonaro sea sólo “un anuncio de campaña” y aseguró que trabajará para evitarlo.

Además de esta propuesta, el mandatario electo dijo también en campaña que, de ser elegido, cerraría la legación diplomática palestina en Brasilia, lo que le granjeó duras críticas.

Las declaraciones antipalestinas de Bolsonaro, así como su defensa del acercamiento de Brasil a Israel, han sido algunos de los factores que han llevado a la actual oleada de comparaciones entre el presidente electo brasileño y el presidente de Estados Unidos, pionero en designar Al-Quds como capital israelí.

tmv/mla/krd/mjs