España ejerce de intermediario en una gran venta de armamento de Israel a Arabia Saudí

Riad ha adquirido 500 unidades del carro de combate israelí Merkava con el objetivo de reforzar su infantería blindada. La adquisición, sin embargo, no se ha realizado como un intercambio comercial directo entre los dos países, sino a través de la Armada Española, que estaría ejerciendo un papel de intermediario.

El tanque tipo Merkava, la pieza de armamento avanzado en cuya adquisición España ejercerá de intermediaria / Zachi Evenor / Wikimedia

Diversos medios de comunicación de Oriente Medio han hecho público el primer gran contrato de adquisición de armamento de Arabia Saudí al estado de Israel. Se trata concretamente de la compra de 500 unidades del tanque tipo Merkava, el principal carro de combate de las fuerzas armadas israelíes. Todos los informes al respecto han destacado el papel de intermediario de la Armada Española, que sería la encargada de hacer entrega de los tanques a Arabia Saudí.

La colaboración cada vez más patente entre Arabia Saudí e Israel en materia militar alcanza de esta manera un nuevo escalón, convirtiendo al estado sionista en el principal proveedor de armamento avanzado a Riad. Un extremo que no deja de resultar inaudito en las relaciones internacionales de Oriente Medio, dado que no existen relaciones oficiales diplomáticas entre los dos países.

Arabia Saudí, miembro fundador de la Liga Árabe, no reconoce la existencia de Israel como estado soberano, al igual que la mayoría de los países del golfo. Sin embargo, esta posición oficial no ha impedido una creciente colaboración en los últimos años frente a su enemigo común en la región, Irán. El gobierno de Israel no ha perdido ninguna ocasión para apoyar internacionalmente las actuaciones militares impulsadas por el príncipe heredero y ministro de defensa saudí Mohammed bin Salmán. Por su parte, este ha llegado a transmitir públicamente su apoyo a Tel Aviv de forma explícita.

Sin embargo, la necesidad de mantener esa apariencia de ausencia de relaciones bilaterales obliga a las instituciones del régimen absolutista saudí a contar con un intermediario para la adquisición del armamento, un papel que cumpliría una empresa española junto con la Armada Española a cambio de unas contraprestaciones que no han trascendido por el momento.

El tanque Merkava

El carro de combate Merkava se caracteriza por ser el principal vehículo blindado de combate pesado del Tzáhal, las fuerzas militares israelíes. Es un vehículo avanzado de similares prestaciones al Leopard alemán o al M1 Abrams de los Estados Unidos. Hasta ahora tan solo Israel contaba con esta pieza maestra en su estrategia de armamento, de las cuales no cuenta con más de 2500 unidades, lo que proporciona una idea de la importancia de un intercambio como este con Arabia Saudí.

A pesar de esta exclusividad del modelo, según apuntan los informes, a efectos del intercambio, oficialmente los tanques pertenecen al ejército español.

Según apuntaban medios israelíes esta semana, Arabia Saudí estaría configurando un “gran batallón de infantería blindada”, que hace plantearse los planes de Riad en su intervención militar en Yemen, hasta ahora desarrollada principalmente mediante operaciones aéreas. Las medios israelíes justificaban la pertinencia para “el bienestar de la región” de la configuración de esta fuerza militar en el Golfo para “hacer frente a Irán”.