La justicia chilena condena al general Cheyre por encubrir crímenes durante la dictadura

La justicia chilena ha condenado a 3 años de prisión al general  Juan Emilio Cheyre, un importante cargo militar que llegó a ocupar el puesto de Comandante en Jefe del Ejército entre los años 2002 y 2006. Junto al general fueron sentenciados 11 exmilitares por la causa relacionada a la "Caravana de la Muerte" durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Cheyre durante su detención en 2016 / Archivo

La Justicia chilena condenó el viernes al general en situación de retiro Juan Emilio Cheyre por su responsabilidad en crímenes de derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet. El fallo cuenta con un especial peso dada la importancia del militar en su carrera durante el periodo democrático. Cheyre llegó a ser el Comandante en Jefe del ejército chileno en el periodo entre 2002 y 2006, durante la presidencia de Ricardo Lagos.

El juez de la Corte de Apelaciones,  Mario Carroza sentenció a Cheyre, a tres años y un día de presidio, con el beneficio de la libertad vigilada en calidad de "encubridor" de los 15 asesinatos cometidos por el Ejército de Chile el 16 de octubre de 1973 en la ciudad de La Serena (norte), en el marco de la llamada "Caravana de la Muerte".

Junto a Cheyre, el juez condenó a 11 militares en retiro por la misma causa acusándolos de autores, cómplices y encubridores.  Uno de los represores fue sentenciado a 15 años y un día de presidio en su calidad de autor; cinco de ellos a 5 años y un día de cárcel por cómplices; y los últimos cinco, condenados en calidad de encubridores a tres años y un día de prisión.

Además de las sentencias penales, el fallo acogió una demanda civil presentada por los familiares de las víctimas, y condenó al Fisco a pagar 117.000 dólares a cada cónyuge, hijo y hermano de los fusilados. Este fallo cierra una investigación que Carroza comenzó en 2016 en el marco del caso Caravana de la Muerte, en la que 75 prisioneros políticos fueron asesinados por orden directa de Pinochet. La Caravana de la Muerte fue un grupo de militares que recorrieron Chile en helicóptero asesinando presos políticos.

Durante la dictadura de Pinochet cerca de 28.000 personas fueron torturadas, 3.197 asesinadas y unas 200.000 se vieron obligadas a exiliarse, según cifras oficiales.