Antonio Canales González, alcalde y diputado cacereño

En el día de Navidad de 1937 fue fusilado Antonio Canales González, destacado ugetista y socialista en Cáceres, concejal y alcalde de la ciudad, y diputado en las Cortes Constituyentes de 1931.

Antonio Canales nació en Arroyo del Puerco, hoy Arroyo de la Luz (Cáceres) en el año 1885. Fue tipógrafo de profesión, y perteneció a la Sociedad Tipográfica de Cáceres. En el movimiento obrero cacereño adquirirá gran protagonismo cuando participó en la creación de la Federación Local de Sociedades Obreras en el año 1912. En ese mismo año accedió a la presidencia de la Casa del Pueblo.

Canales ingresó en la Agrupación Socialista de Cáceres en 1920. En ese año el Partido le designó como candidato a las elecciones generales, pero no consiguió salir elegido. En el PSOE alcanzó puestos de responsabilidad en el nivel general al ser elegido vocal del Comité Nacional por Extremadura en 1921, responsabilidad que desempeñó hasta 1937, aunque en ocasiones como suplente.

Canales consiguió salir elegido como concejal en Cáceres en 1917, estando en el cargo hasta 1922.

En tiempos de la Dictadura de Primo de Rivera siguió teniendo mucho protagonismo tanto en la UGT como en el PSOE. Además de su cargo de vocal en el Comité Nacional, fue elegido presidente de la Agrupación Socialista de Cáceres en 1926, y desempeñó otras responsabilidades en la Casa del Pueblo. Representó a diversas Agrupaciones en Congresos del Partido de los años 1928 y 1931, además de estar en el Congreso extraordinario de la UGT de 1927.

En abril de 1931 salió elegido alcalde de Cáceres, el primer alcalde socialista de la capital extremeña. Al frente del Consistorio estuvo hasta la Revolución de Octubre de 1934, y luego a partir de febrero de 1936. Era alcalde cuando se produjo la sublevación del 18 de julio. Como edil hay que citar el referéndum que convocó para que los vecinos decidiesen la negociación de un préstamo para abordar el problema del abastecimiento de la ciudad. Se celebró el 19 de julio de 1936. También fue un alcalde que luchó contra el paro obrero. Construyó cinco escuelas, y fue muy combativo para evitar la segregación de los niños huérfanos en la enseñanza en Cáceres. Por fin, fue un alcalde muy preocupado por las obras públicas de la ciudad (arreglo de la Plaza Mayor), y construyó una cárcel nueva más digna, donde, fatídicamente, pasaría sus últimos momentos.

En política nacional salió elegido en las elecciones generales a Cortes Constituyentes, celebradas el 28 de junio de 1931. Fue el segundo candidato más votado, con 46.439 votos, en una circunscripción donde el PSOE sacó cinco diputados de los nueve a los que tenía derecho Cáceres. En las Cortes entró en la Comisión de Trabajo. No volvió a ser candidato en las posteriores elecciones generales de la Segunda República. Durante la República Canales se posicionó dentro del PSOE afín a las tesis de Besteiro.

Fue detenido a principios de la sublevación, el mismo día 19 de julio. Las nuevas autoridades franquistas le acusaron de participar un plan, junto con otras personalidades republicanas, para recuperar la ciudad. El complot, supuestamente, habría estado dirigido por el alcalde de Cadalso, el comunista Máximo Calvo, también fusilado en 1937. En su poder había un listado de nombres que los sublevados tomaron como participantes en ese complot, algo que no está probado en absoluto. Sufrió un Consejo de Guerra en agosto de 1937. Fue condenado a muerte, y fusilado, junto con otras 33 personas el día de Navidad de ese mismo año en las tapias del Cuartel Infanta Isabel de Cáceres. Ni el obispo de la ciudad, ni otras personalidades locales y provinciales de la nueva época, consiguieron que se le conmutara la sentencia de pena de muerte. Canales siempre disfrutó de un gran prestigio en su ciudad, pero no debemos olvidar su intenso compromiso por la situación de los obreros y jornaleros cacereños.

Para completar el conocimiento de su figura es imprescindible la consulta del Diccionario Biográfico del Socialismo español. La violencia política en Cáceres ha sido estudiada monográficamente en el libro de Fernando Ayala Vicente, La violencia política en la provincia de Cáceres durante la Segunda República (1931-1936), 2003. Por su parte, el expresidente de la Diputación de Cáceres y de la Asamblea de Extremadura, Manuel Veiga tiene un libro que narra el final de Canales, titulado, Fusilamiento en Navidad. Es muy interesante la consulta de la entrada sobre nuestro protagonista, de Antonio Alfonso Hernández, en el blog “Badajoz y la Guerra (In) Civil”.

En el año 2008 se celebró un homenaje a su memoria en el 71 aniversario de su ejecución. En 2010, dentro del programa “Cáceres de Leyenda”, que recreaba historias de la ciudad, se rememoraron los fusilamientos en la Navidad de 1937. Debemos recordar que entre la Nochebuena de 1937 y el 20 de enero de 1938, doscientas personas de Cáceres y provincia fueron fusiladas. Este hecho permanece en la memoria de los cacereños.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .