Tumba del genocida nazi-franquista Queipo de Llano. Basílica de la Macarena-Sevilla

En virtud de la ley de Memoria Democrática aprobada por el Parlamento Andaluz, las asociaciones de memoria histórica exigen que se retire de la basílica de la Macarena la tumba del sanguinario genocida Queipo de Llano.

El teniente General don Gonzalo Queipo de Llano, descansa en la eterna gloria de satanás en la Basílica de la Macarena en Sevilla. Este sanguinario asesino y genocida, encabezó el golpe de estado contra la República Española en 1936 autoproclamándose el virrey de Andalucía. En su extenso prontuario delincuencial se cuentan miles de muertos, torturados, heridos, encarcelados, refugiados o exiliados. Este criminal de guerra es el culpable de lanzar una campaña de exterminio que sembró la tragedia, el dolor y la destrucción a lo largo y ancho de  Andalucía. Por su cobarde accionar  recibió como premio el más alto homenaje y reconocimiento del caudillo Francisco Franco al nombrarlo teniente general y condecorarlo con la Laureada de San Fernando. Quien fuera uno de los más desalmados terroristas de la “cruzada nacional” yace enterrado en la basílica de la virgen de la Macarena bajo el título de hermano mayor honorifico (tras haber sido borrada de su lápida las referencias a su rango militar y al día del alzamiento el 18 de julio de 1936) Así queda demostrado que las huestes nazi franquistas han recibido y reciben la protección incondicional de la santa madre iglesia católica y los partidos  de extrema derecha defensores de la España una, grande y libre.

Desde los micrófonos de Unión Radio Sevilla se encargó personalmente de amenazar a todos aquellos defensores de la Republica y simpatizantes de partidos de izquierda que se opusieran al golpe militar fascista de 1936.

"Serán pasadas por las armas, sin formación de causa, las directivas de las organizaciones marxistas o comunistas que en el pueblo existan y en el caso de no darse con tales directivas, serán ejecutados un número igual de afiliados, arbitrariamente elegidos".

"¿Qué haré? Pues imponer un durísimo castigo para callar a esos idiotas congéneres de Azaña. Por ello faculto a todos los ciudadanos a que, cuando se tropiecen a uno de esos sujetos, lo callen de un tiro. O me lo traigan a mí, que yo se lo pegaré".

Esto es totalmente justificado porque estas comunistas y anarquistas predican el amor libre. Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricones. No se van a librar por mucho que berreen y pataleen. (...) Estamos decididos a aplicar la ley con firmeza inexorable: ¡Morón, Utrera, Puente Genil, Castro del Río, id preparando sepulturas! Yo os autorizo a matar que si lo hiciereis así, quedaréis exentos de toda responsabilidad".

Desde las asociaciones de memoria histórica de Andalucía se exige la inmediata retirada de los restos mortales de este abominable monstruo que simboliza la más  descarada  y abyecta apología al golpe de estado de 1936.

Lamentablemente se oponen a esta medida el Arzobispado, la hermandad de la Macarena y en el ayuntamiento de Sevilla el PP con la abstención de Cs. La nueva ley de Memoria Democrática aprobada por el Parlamento Andaluz considera este enterramiento ilegal pues representa una ofensa a las víctimas y sus descendientes. El artículo 32.4 de la norma dice: “Cuando los elementos contrarios a la memoria democrática estén colocados en edificios de carácter privado con proyección a un espacio o uso público, las personas propietarias de los mismos deberán retirarlos o eliminarlos”.

Carlos de Urabá 2018.