Willy Meyer, víctima de las torturas de "Billy el Niño": "con el registro de esta petición queremos contribuir a acabar con la anomalía que en Europa significa España"

  • Registrada en el Parlamento Europeo una petición para acabar con la impunidad de los crímenes de lesa Humanidad franquistas y denunciar los obstáculos de la justicia española a la investigación del genocidio perpetrado tras el golpe militar de 1936 y durante la posterior guerra, dictadura fascista, e incluso más allá de la llamada "transición".
  • Intervención en la sala de prensa del Parlamento Europeo de Willy Meyer Pleite, víctima del torturador franquista ‘Billy el Niño’, tras registrar la petición.
  • Meyer: "En cada provincia de España hubo múltiples 'Billy el Niño' que se encargaron de torturar a quienes luchábamos por la libertad. Queremos que el pleno del Parlamento Europeo debata sobre la falta de compromiso de nuestro país con la Verdad, Justicia y Reparación".

Los eurodiputados españoles que forman el llamado grupo de "Memoria Histórica" (IU, Podemos, ERC, PNV, BNG, ICV, PSOE y PDeCAT) denunciaron ayer junto a tres víctimas de tortura la impunidad en España del inspector de la Brigada Político Social Juan Antonio González Pacheco, conocido como "Billy el Niño".

En la petición registrada en el Parlamento Europeo, que todavía no tiene fecha de debate y debe antes aceptarse formalmente a trámite, se denuncia que no se han admitido las querellas por torturas contra el inspector y se reclama que una delegación de la Eurocámara investigue la inacción de la Justicia española que consideran es "una anomalía democrática".

Querellantes como Rosa María García Alcón, Begoña Lalana, Felisa Echegoyen, Chato Galante y el exeurodiputado de Izquierda Unida Willy Meyer han señalado en Bruselas al “sádico terrorista de la tortura”. También estaba Luis Miguel Urbán, padre del eurodiputado de Podemos Miguel Urbán, también torturado por Billy el Niño y que presentará denuncia en los próximos meses. Explicaron en rueda de prensa que viajaron a Bruselas para "dar voz a las víctimas en Europa", después de no haber recibido reparación de ningún tipo en España.

"Estamos hablando de la punta del iceberg. Desgraciadamente en el Estado español, en cada provincia de España, no había uno... había uno, dos, tres, cuatro, cinco "Billys el Niño" que se encargaban de torturar, de desarticular, de impedir el libre ejercicio de la exigencia de la libertad y la democracia en España" [...] Y esa gesta extraordinaria, a día de hoy, no ha sido reconocida por el Estado español", ha recordado Meyer

"Detrás de cada negación de acceso a la Justicia hay víctimas que han sufrido", señaló Lalana, quien recordó que "todas las legislaciones y cartas de derechos humanos imaginables" recogen el delito de tortura como delito de lesa humanidad que no puede prescribir y que debe repararse.

"Que no se investiguen los delitos de 'Billy el Niño' es banalizar esos crímenes, además de ser algo que prohíbe la legislación europea. Que hablen hoy aquí las víctimas es simplemente un ejercicio de civismo y democracia", afirmó Izaskun Bilbao (PNV).

"Que se archiven las querellas contra 'Billy el Niño' parece casual pero no, tiene un nombre: régimen de impunidad", dijo por su parte Miguel Urbán (Podemos) que lanzó el mensaje a las instituciones europeas de que "no pueden seguir más tiempo amparando la impunidad de un país como España que es una anomalía en Europa".

Los eurodiputados explicaron igualmente que pidieron sendos encuentros entre las víctimas y el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, y el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, pero que la respuesta no fue positiva.

La semana pasada, Izquierda Unida denunció que el ministro del Interior “decidió tirar por la calle de en medio con el simple expediente que dice que abrirá al comisario amigo de González Pacheco” y “volvió a defraudar las expectativas que genera el Gobierno del PSOE cada vez que trata un tema de Memoria Democrática”. Lo hizo tras destaparse públicamente la presencia el pasado jueves, día 4, del inspector jubilado de la Policía Nacional y conocido torturador en la dictadura franquista en una recepción oficial en dependencias policiales con motivo de la celebración del Patrón de la Policía. Es el último escándalo de una lista que rodea a este psicópata, como la concesión de una medalla al mérito policial o el cobro de una pensión extraordinaria por parte del Estado.