La ARMH considera un atropello la "persecución judicial contra cineastas que denuncian el franquismo"

  • La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) considera un atropello que se juzgue a dos cineastas que denunciaban una misa franquista.
  • La Fiscalía navarra actuaría de oficio si en vez de una misa franquista fuera una misa de enaltecimiento terrorista.
  • Un acto de enaltecimiento de los asesinos de miles de civiles no es una misa sino una reivindicación que humilla a las víctimas de la dictadura.
Monumento a los Caídos de Pamplona, donde sigue enterrado el golpista genocida Emilio Mola

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) considera un atropello la persecución judicial que se está llevando a cabo sobre los cineastas Carolina Martínez y Clemente Bernad. Mañana comienza el juicio por su intento de sacar a la luz un acto de exaltación franquista que trata de camuflarse como de oficio religioso.

Los responsables de la película documental “A sus muertosse sentarán en el banquillo de los acusados por haber tratado de grabar un acto de exaltación del fascismo que la Hermandad de Los Caballeros de la Cruz celebra todos los 19 de mes en conmemoración del golpe de Estado fascista de julio de 1936, en el Monumento a los Caídos de Pamplona.

Es evidente el interés informativo y social que conlleva el hecho de que un acto de enaltecimiento de la dictadura franquista se celebre dentro de un edificio de propiedad municipal y amparado por la Iglesia Católica. La conmemoración del golpe de

Estado de 1936 podría tratarse de un delito de odio y discriminación el que lleva a cabo la Hermandad todos los meses.

Es evidente que el acto que se realiza allí por parte de la Hermandad de Caballeros de la Cruz supone un acto político y no se puede considerar en ningún caso un acto religioso. Para el presidente de la ARMH, Emilio Silva, “el enaltecimiento de personas que incumplieron miles de veces el quinto mandamiento de la Iglesia Católica, no matarás, no puede ser amparado por la jerarquía de la iglesia católica. Hablamos de que rinden homenaje a los responsables del asesinato de más de 3000 personas civiles, en el territorio de Navarra, y que jamás se arrepintieron por ello sino que se enorgullecieron de haber llenado decenas de fosas comunes de cadáveres de personas que no estaban en el entorno de ninguna guerra, sino que fueron señaladas y asesinadas con un proyecto fascista de depuración social”.

Silva considera que la apertura de este juicio “es un acto de humillación, denigración y desprotección de las víctimas de la dictadura y de un enorme ejercicio de doble moral de la justicia, que en caso de que el rito de exaltación de los asesinos franquistas consistiera en el enaltecimiento de cualquier miembro de un grupo violento terroristas la justicia actuaría de oficio y tendría muy claro quiénes son las personas que deben ser perseguidas judicialmente por el incumplimiento de la ley”.

Documental "A tus muertos"