Compromís, Podem y PSPV-PSOE propugnan iniciativa para el acceso al cannabis para uso terapéutico y derecho a cultivo para autoconsumo en la Comunidad Valenciana

La iniciativa, aprobada a partir de una propuesta del PSPV-PSOE, Compromís y Podem, salió adelante el pasado 6 de junio con los votos de todos los grupos excepto el PP, que considera que la medida lo que pretende es legalizar esa droga. El resultado fue de 68 votos a favor y 28 en contra.

La Proposición No de Ley insta al Gobierno a "establecer puntos de venta controlados, así como a delimitar las redes logísticas, con la seguridad necesaria, para evitar un uso fraudulento o ilegal del cánnabis medicinal".

Les Corts Valencianes crearán una comisión especial para estudiar a nivel jurídico y técnico como garantizar el acceso al cannabis a los usuarios terapéuticos, respetando el derecho a su autonomía y considerando su derecho a cultivar su propia sustancia para el autoconsumo.

La iniciativa, aprobada a partir de una propuesta del PSPV-PSOE, Compromís y Podem, salió adelante con los votos de todos los grupos excepto el PP, que considera que la propuesta lo único que busca es «regular el uso recreativo» del cannabis y legalizar esta droga.

La comisión estudiará la función del autocultivo y de las asociaciones de cannabis como herramienta de reducción de riesgos asociados al consumo y como alternativa a los problemas derivado de la prohibición de las drogas, así como los beneficios sociales que puede comportar en el ámbito de la salud, la recaudación sanitaria y la creación de puestos de trabajo.

Les Corts instan también a todas las asociaciones cannábicas de la Comunitat a establecer mecanismos de autorregulación, reglamentos internos y códigos de buenas prácticas, y a mantener una estrecha colaboración con la Administración mientras no haya un marco legal que regule su actividad.

Al Gobierno le piden facilitar el acceso a los tratamientos terapéuticos con cannabis bajo indicación y supervisión médica; regular las especificaciones legales y técnicas para el cultivo controlado de este producto y la posterior utilización medicinal, y establecer puntos de venta controlados.

También instan a que se realicen con urgencia las modificaciones legislativas oportunas para regular el autocultivo para uso personal y que se modifiquen todos aquellos aspectos legales necesarios para que deje de ser sancionable y se le dote de un estatus legal protegido.

Además, reclaman la creación, en el seno de la comisión mixta para el estudio del problema de las drogas, de una ponencia de estudio sobre el cannabis y su posible regulación.

El PSPV, Compromís y Podem defendieron la necesidad de abrir este debate para superar «los prejuicios» y estigamatización de los consumidores de estas sustancias, y coincidieron en destacar que el prohibiciomismo lleva aplicándose décadas pero no ha conseguido nada.

Apelaron también a la libertad de los ciudadanos a la hora de tomar decisiones, y consideraron que con más de dos millones de consumidores de cannabis habituales o esporádicos en España y 500.000 personas que cultivan para el autoconsumo, siempre será mejor regular este tema que «mirar hacia a otra parte o comprar en el mercado negro».

El popular José Juan Zaplana ha acusado a estas formaciones de tratar de «vestir de normalidad la regularización del cannabis», y advirtió de que una cosa es que un facultativo prescriba un medicamento con unos principios activos y otra «que cada uno cultive sus plantitas y se consuma sin ningún tipo de control».

Tras asegurar que el cannabis es una droga y tiene una serie de efectos, entre ellos, la posibilidad de la muerte,lamentó «la apología» que, a su juicio, se está haciendo del consumo de drogas con esta propuesta.

«Lo que se aprueba hoy es la hoja de ruta para el cultivo y consumo del cannabis», ha advertido Zaplana, quien ha dicho que el PP está de acuerdo con el uso terapéutico del cannabis, pero recordó que la morfina, que también evita el dolor, se obtiene del opio pero «nadie cultiva opio» ni se legaliza esta sustancia.

El socialista Ignacio Subías destacó que el tabaco y el alcohol también tienen efectos perjudiciales sobre la salud e incluso el tabaco es la principal causa de muerte evitable, y Josep Nadal (Compromís) dijo que también el agua puede provocar la muerte, si uno se bebe 50 litros.

El diputado de Ciudadanos Juan Córdoba apoyó la iniciativa después de que se aceptase la enmienda de su grupo, porque ve necesario «ofrecer una respuesta a un asunto que vive en la incertidumbre» y regular el consumo de esta sustancia.

* Con información de Agencias.

Los integrantes de los diferentes partidos entregan junto a Héctor la PNL en el registro de Les Corts