Ateneo Republicano de Zaragoza

El Ateneo y el Valle

El uno de abril de 1959, el general golpista que había terminado con el gobierno democrático de la II República inauguraba el monumento a la guerra civil denominado Valle de los Caídos. Fue construido en parte por prisioneros políticos republicanos durante casi veinte años. Unos meses antes de la inauguración Franco ordenó a los municipios de toda España enviar restos de fosas comunes para mejorar el tamaño y la grandeza del Valle. En total, 33847 cuerpos fueron trasladados, en gran parte en secreto y sin el conocimiento o el consentimiento de familiares.

Sobre la renovación de la Concesión del Ducado de Franco

Ante el último desmán del gobierno del Partido Popular que coló de rondón, el día de la Moción de Censura, la continuidad de la concesión del Ducado de Franco en la persona de Carmen Martínez Bordiú, y ante la firma avalando esta decisión por parte de Felípe VI, no podemos, como Ateneo Republicano de Zaragoza, dejar callada nuestra protesta y no sumarla a la de partidos, organizaciones y millones de personas de todo el estado.

Manifiesto ante los recortes de libertad

En los últimos meses, la sociedad española, gracias a las “garras” de la Ley Mordaza, asiste conmocionada a recortes de libertad que la golpean, bien sea mediante la censura de libros, el encarcelamiento de cantantes y raperos, el desmantelamiento de pinturas en Ferias de Arte, multas a jóvenes transfigurados en cristos, con mayúscula o minúscula, amenazas de cárcel y multas escandalosas hacia los que fotografían a policías golpeando a ciudadanos, por ejemplo, o el tratamiento en estas últimas fechas del proceso catalán.

Manifiesto por unas pensiones dignas

Desde nuestra organización queremos unirnos a cuantas iniciativas y movilizaciones se propugnen en favor de unas PENSIONES DIGNAS Y SOCIALES.

Resaltamos, en primer lugar, lo obvio:

  • Las pensiones de jubilación no son ningún “regalo” ni acto caritativo de parte del estado –mucho menos su gobierno de turno- a los trabajadores que han agotado su etapa laboral. Los pensionistas hemos estado cotizando, aportando parte de nuestro salario durante muchos años para poder vivir dignamente cuando no recibamos un salario en nómina. Son nuestros ahorros, nuestra inversión.

Suscribirse a Ateneo Republicano de Zaragoza