Carlos de Urabá

El Papa Francisco absuelve de todos sus crímenes al ejército colombiano

Jamás hubiéramos pensado que la manipulación del gobierno con la visita papal iba a adquirir una dimensión tan vil y descarada. Porque este  viaje ha tenido más un carácter oficial y progubernamental que apostólico. El Papa ha tomado partido sin guardar la debida neutralidad que tiene ejercer el Jefe de Estado Vaticano.

Colombia se rinde a los pies del Papa Francisco

El santo padre es el único que  puede salvar nuestra patria. Esta es la sentencia que repite exaltado el populacho. El sumo pontífice como representante directo de Dios en la tierra viene a salvar a Colombia de la hecatombe.  A nuestro país  le han echado mal de ojo pues nos persigue la fatalidad:  la lujuria, la prostitución, la droga, el paramilitarismo, la corrupción, la mafia, la mentira, la ludopatía, el hambre, la miseria, el crimen, o la degradación medioambiental.

Felipe VI, quien quiere la paz no trafica con armas

El reino de España esperaba convocar este sábado en Barcelona una multitudinaria manifestación en repulsa por los atentados terrorista de las Ramblas y Cambrils. Una manifestación unitaria contra el terrorismo yihadista donde se supone ondearía altivas  las banderas rojigualdas y se corearían lemas a favor de la paz y el amor universal. Bajo la pancarta “no tinc por” (no tenemos miedo) se presentaba una ocasión inmejorable para contrarrestar el desafío secesionista catalán.

La hija del Che confiesa que está lista para empuñar las armas

En una conferencia llevada a cabo el pasado sábado 22 de julio en el marco de los encuentros solidarios convocados por Emmaüs Lescar-Pau (Francia) la hija del Che la Dra. Aleida Guevara March dio una conferencia sobre la revolución cubana y el legado de su padre el Che. Durante la misma hizo un repaso histórico sobre lo que significó y significa la revolución cubana para Latinoamérica y el mundo.

La puta de Carlos Iturgaiz

Ya comienza el españolismo a lanzar sus insultos a diestro y siniestro. Están histéricos y no saben cómo imponer los principios fundamentales del movimiento. Claro, sin las armas por delante son incapaces de aterrorizar a los ciudadanos. Son conscientes que han perdido la batalla y por eso se retuercen de rabia. El himno español, esa bufonesca marcha real nostálgica del imperio hacia Dios, ha sido por enésima vez mancillada.

Páginas

Suscribirse a Carlos de Urabá