Carlos de Urabá

Campo de refugiados palestinos de Jerash-(Jordania) 68 años de resistencia

En este campo de “reclusión” permanecen bajo el estricto control del gobierno jordano 24.000 refugiados palestinos que fueron expulsados de la Franja de Gaza en 1968. La mayoría de ellos -originarios de la región de Asqalon, Isdod y Jaffa- tuvieron que huir con dirección a Gaza en la Nakba de 1948. Posteriormente con la derrota de las tropas árabes en la guerra de los Seis Días al cabo de unos meses fueron desterrados a Jordania en cumplimiento de los planes de limpieza étnica sionista. 

Campo de refugiados palestinos de Jerash-(Jordania) 68 años de resistencia.

El campo de Jerash o campo de Gaza -como también se le conoce- está controlado por las autoridades del reino Hachemita de Jordania que no permiten a ningún extranjero visitarlo, hacer fotos o filmar (si no se pide previamente la debida autorización en la Oficina de Asuntos Palestinos en Amman) los miembros el Muhabarat (servicios secretos) ejercen una ferra vigilancia en todo su perímetro. Se han tomado estrictas medidas de seguridad porque el gobierno Jordano considera a los palestinos como “intrusos” o “invitados non gratos”.

Ofensiva sionista por elevar el índice de natalidad.

Pero no hay que conformarse con engendrar un solo hijo o quizás la pareja, sino como mínimo cinco o seis. Aquí lo que valen son las familias numerosas y por eso se realizan grandes campañas para que los ciudadanos sean conscientes de que la natalidad es un asunto trascendental porque los palestinos crecen a un ritmo desaforado.

Una estrella roja para la bandera verde, blanca y verde. Un homenaje al mártir Caparrós en el día de Andalucía

En el mes de noviembre año 1977 llegué a Andalucía procedente de Bogotá, Colombia, a visitar por primera vez a la familia -por parte de mi madre- que vivía en Pedregalejo, una barriada cercana a la capital malagueña. En el aeropuerto mi abuela doña María Muñoz, de origen sevillano, mi abuelo don Manuel García, un relojero del Perchel, junto a otros tíos y primos llenos de felicidad me dieron la bienvenida.

Páginas

Suscribirse a Carlos de Urabá