Colectivo Puente Madera

Impresentables de muermón y muermón

Bueno, ¡atención, atención!, dijo golpeando con la cucharilla de plata el vaso de cristal de Bohemia. Ya sabéis, esta es la cena semanal de asistencia obligatoria para toda la familia, en la que todos estamos comprometidos a hablarnos, nos guste o no (que es que no). Se trata de perpetuar el chollo, el vivir como dios sin dar palo, y para ello, aquí desfacemos los entuertos que durante la semana habéis realizado… que es un sin parar, por cierto.

¿Izar o arriar?

Si una partida económica de los Presupuestos Generales sube puede ser por necesidad o por voluntad política. Si una bandera baja, si la bandera se arría, suele ser por luto o por rendición. Rindiéndose incondicionalmente, entregándose gustosamente, casi podríamos decir que traidoramente, Cospedal y el PP decidieron la pasada Semana Santa rendir la bandera constitucional, la de un estado no confesional, y entregarla a la causa de la fe católica.

Las dos europas y nosotr@s

Hay dos Europas. Y no es de ahora. Siempre las ha habido. En la misma Antigüedad en que nacieron la ciencia, la poesía y la filosofía, las muchedumbres se congregaban en los anfiteatros para divertirse viendo cómo se destripaban los gladiadores. Se calcula que sólo en el Coliseo murieron por lo menos 500.000. Pero el poder lo tenía claro, había que entretener al pueblo con “pan y circo” para que no pensase demasiado.

Indecente

Ya nos lo decían nuestras abuelas en sus sabías charlas de mesa camilla y brasero: “¡Hijos míos, qué mal repartido está el mundo!”. Y no se equivocaban. Uno de los problemas principales de nuestro planeta es la pésima redistribución de la riqueza. Mientras unos pocos lo tienen prácticamente casi todo, una inmensa mayoría transita por la escasez y la falta de medios para llevar una vida digna.

Páginas

Suscribirse a Colectivo Puente Madera