El Lince

El sueño del loco

El miércoles y el jueves se reúne la OTAN. Mientras los pueblos de los países que la integran languidecen, este engendro militar se reúne en una sede que ha costado 1.021 millones de euros (1.200 millones de dólares). Están de estreno. Y tal vez de entierro.

Llorando cada vez más fuerte

El matón de barrio está llorando. Se ha encontrado con la horma de su zapato y él y sus seguidores, aunque se hagan los machitos, están llorando. De forma abierta y por las esquinas, aunque sus correveidiles habituales, los propagandistas de todo, continúen con la monserga habitual como si nada.

Marzo de 2018 pasará a la historia, y no sólo por las manifestaciones feministas. Pasará a la historia, sobre todo, por la declaración de Putin sobre los nuevos complejos estratégicos de armas que tiene Rusia.

¿La montaña parió un ratón?

Ayer se reunió la Organización de la Cooperación Islámica, de urgencia, para abordar la decisión de EEUU de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y trasladar su embajada allí. El reconocimiento está hecho, el traslado no será hasta dentro de unos cuantos años (unos tres o cuatro a lo máximo) para no sublevar más aún a una calle árabe que sí, que está indignada pero de puertas para adentro. Hace tiempo que los árabes consideran a Palestina un lastre y quieren deshacerse cuanto antes de ella.

Los palestinos como factor decisivo en Siria

Es curioso que siempre que se habla de Rusia se mencione a Putin, lenguaje subliminal que conlleva a que se interiorice que es él y sólo él el responsable del comportamiento de Rusia en todo. Terminar con Putin es el gran objetivo. Putin es el villano por excelencia. No se habla de la Francia de Hollande, ni de la Alemania de Merkel, ni de los EEUU de Obama, ni de Arabia Saudita de los Saud. Sólo se habla de "la Rusia de Putin".

Suscribirse a El Lince