Francisco González Tejera

Las primas noches, fragancia de Gamla Stan

Elvira Bordón y Manuel Espino se abrazaron con la calefacción a tope en el viejo barrio de Gamla Stan de Estocolmo, las mantas de lana refugiaban sus cuerpos desnudos, así les gustaba meterse entre sabanas huyendo de la nieve, de las calles blancas, de la noche imperecedera de aquel exilio interior, desde cuando huyeron de la ansiada tierra prometida, allá en entre los riscos de Guayadeque, cerca de Aguimes, donde reposaban en los pozos los restos de sus camaradas asesinados.
 

La canción del niño Braulio: Crónica de un asesinato fascista

La hicieron pasar por loca cuando enterraron al niño Braulio en el cementerio de San Lorenzo, Lola García se pasaba el día llorando en la vieja casa de la Carretera General de Tamaraceite, no había tregua en sus llantos desde que vio que la “Brigada del amanecer” sacaba a su bebé de cuatro meses de la cuna y lo arrojaba violentamente contra la pared. Su cabecita destrozada, el manantial de sangre que bramaba entre los gritos, casi alaridos de sus hermanitos Lorenzo, Paco y Diego.
 

Octubre de 1497: Crónica del genocidio

En la bodega del barco no se veía nada, solo se escuchaba el ruido de las olas rompiendo contra la madera que surcaba aquel mar infinito, Adassa miraba al resto de mujeres y hombres encadenados, habían pasado varias semanas, el tiempo se había perdido, quizá podían haber sido años encerrados en aquella oscuridad, alimentados con las sobras de la comida de los hombres de hierro, aquellos barbudos que habían ganado la guerra, invadiendo cada rincón de su adorada y mágica Achinech.
 

Sergio Millares, tu problema es no tener muertos en ninguna fosa común (2)

Si, Sergio Millares Cantero, te has metido donde no debías meterte, no tienes muertos en ninguna fosa común como mi familia y las de miles de canarios, incluso tuviste gente cercana afiliada a la criminal Falange, quizá ese sea uno de tus problemas. Era de esperar que de nuevo metieras tu hocico en algo tan digno y limpio como nuestra lucha por la reparación de las víctimas del franquismo.
 

Páginas

Suscribirse a Francisco González Tejera