Freddy J. Melo

Lenin y Octubre

 

I

Este hombre, a quien correspondió antes que nadie encarnar en la praxis la tesis filosófica maestra de Carlos Marx sobre el tránsito de la interpretación a la transformación, “contribuyó más que ningún otro a modificar el ordenamiento del mundo en el siglo XX”, según el decir de uno de sus biógrafos. Mediante la reproducción de este escrito lo memoramos hoy, centenario de la gran Revolución a la que su nombre está unido para siempre.

El Gran Octubre

La gran Revolución Socialista de octubre de 1917 en Rusia, uno de los más formidables acontecimientos de la historia, amasado en esperanza, coraje, ira, generosidad, fuerza de pueblo y puesta masiva de la vida en la determinación de transformar las relaciones entre los seres humanos, instaura, a cuarenta y seis años de la Comuna de París, treinta y cuatro de la muerte de Marx y veintidós de la de Engels, una experiencia de construcción de socialismo que cubriría la centuria.

Bolívar en luz y sombra

I

Libertador, tu verbo,

vuelo de cóndor o águila,

electrizante, fundador, flamígero,

estremece el sistema nervioso de Abiayala,

las banderas y el viento se saludan,

el orbe asoma luz en tu mirada,

los ríos bajan cantando, el mar se esponja,

un coro de Amazonas, Orinocos y Platas

al compás de las cumbres de los Andes

anuncia la alegría de la batalla,

De imperios y cipayos

El imperialismo, identificado con exactitud como etapa superior del capitalismo,  traspasó hace tiempo los linderos de su marcha expansiva y entró en los predios de la inferioridad histórica. Superconcentrado en un solo poder hegemónico, ya no le queda sino la fuerza bruta, no puede moverse sin destruir y asolar, sus dólares en buena medida inorgánicos y sus inquietantes banderas son compañeros inseparables del latrocinio, el dolor y la muerte.

Sobre el golpe suave

Los clarines de Carabobo anunciaron el colapso del poder español en Venezuela. Luego de ese 24 de junio fulgurante sólo quedaron reductos enemigos aislados, que serían oportunamente abatidos, y se abrieron para la lucha por la libertad los caminos del Sur, dos años antes comenzados a transitar en Boyacá. Nuestra patria se inauguraba ante el mundo como un manantial de solidaridad, que ponía la vida de sus hijos y la gloria del tricolor mirandino al servicio de los otros pueblos hermanos, los cuales en realidad eran uno con el nuestro.

De aquel a este abril

A quince años de aquel abril en el cual la pugna que revuelve las entrañas de nuestra sociedad alcanzó un nudo crítico y estalló en un suceso transformador, la revolución venezolana –bolivariana, cristiano-originaria, marxista, humanista,  antimperialista, socialista, pacífica, democrática, constitucional y legítima– prosigue indetenible edificando la victoria, sobreponiéndose a las arremetidas de unos adversarios que eligieron ser enemigos abiertos y derrotándolos sin falta en cada confrontación.

Páginas

Suscribirse a Freddy J. Melo