Ilka Oliva Corado

¡Yo soy Fidel! ¡Yo soy Fidel! ¡Yo soy Fidel!

Preguntó Daniel Ortega en el Memorial José Martí de la Plaza de la Revolución de la Habana, en el tributo a Fidel, ¿en dónde está Fidel? Y el pueblo cubano, enardecido, agradecido y amando,  al unísono contestó: ¡Yo soy Fidel¡ ¡Yo soy Fidel! ¡Yo soy Fidel! En ese instante  volvió a vibrar  Cuba,   como en aquel 1ro. de enero de 1959; el mundo escuchó al pueblo cubano, los vientos y los mares hicieron eco del amor recíproco  entre el Líder la Revolución Cubana y su pueblo.

 

Fidel, una Revolución de utopías

Hemos tenido el privilegio generacional de haber conocido a un hombre que marcó la historia de América Latina y el mundo. Al estadista más brillante que pudo parir la Patria Grande. Al luchador incansable por la equidad, la igualdad social y la justicia. Hemos tenido el honor de haber conocido la integridad en palabra y acción, de un hombre que demostró con su propia vida, que la conciencia, los ideales y los principios ni se compran ni se venden. ¡Se defienden!
 
 

Nos llegó el turno a los indocumentados (2)

En la primera parte de este artículo traté de detallar las razones de las migraciones forzadas de latinoamericanos hacia Estados Unidos, en las que los tratados de libre comercio tienen mucho que ver y las constantes renovaciones del Plan Cóndor con sus agendas regionales.   Pero, ¿qué sucede con los migrantes que logran cruzar las fronteras de la muerte y llegar a este país, qué les espera?
 

El capitalismo contra los Pueblos Originarios de Estados Unidos

Hace unas semanas en Estados Unidos como en la mayoría de países de Latinoamérica se celebró el día de Cristóbal Colón, se realizaron actividades en las escuelas y fue día feriado. En Estados Unidos, noviembre es el mes de los Pueblos Nativos desde 1990. Como el papel aguanta con todo, se dice que es para conmemorar el aporte de los estadounidenses provenientes de los Pueblos Originarios.
 

Las niñas desaparecidas de Guatemala

Guatemala se conmocionó por el suicido de un Ex Ministro del gobierno del genocida Otto Pérez Molina, la noticia se regó como pólvora y comenzaron las hipótesis en las redes sociales que ardían con etiquetas impregnadas del morbo natural de los guatemaltecos, que para chachalaqueros nos pintamos solos pero cuando se trata de conciencia social somos más tibios que los huevos de sombra que ponen las gallinas.
 

Páginas

Suscribirse a Ilka Oliva Corado