Ilka Oliva Corado

Escúchame, soy víctima de trata

Cuando vivía en Guatemala escuché decir a una madre de familia, refiriéndose a una jovencita que trabajaba en un bar (en Guatemala se le llama bares a centros nocturnos parecidos a las cantinas donde también se ofrece el servicio sexual, también llamados prostíbulos)  de mesera y había tenido tres hijos de distinto padre, era mamá soltera: “esa está ahí porque es una puta y le gusta el pico”.

 

 

El eterno racismo en la tierra del ku klux klan

Surge la pregunta urgente, ¿qué hace Obama hablando de derechos humanos en Venezuela y firmando acciones ejecutivas injerencistas, cuando en su país la policía caucásica, asesina afro descendientes todos los días en crímenes de odio racial?

Partiendo de ahí es imposible hablar de  democracia en el país, una falacia más de las tantas que ha inventado este sistema injerencista  que no se ocupa de su política interna.

 

De la Copa América y el fanatismo extremo

Aunque parece un tema insustancial el del fútbol  no lo es, es tan importante como las artes, la cultura y la política. El fútbol es un universo separado de las otras disciplinas deportivas. Es el único deporte del mundo que puede ser practicado  por todas las clases sociales, es en efecto el alma del arrabal y del pueblo. De los linderos han salido los mejores deportistas del mundo: Pelé, Maradona y Marta. 

 

Las niñas violadas de Guatemala

Qué crueldad de título, ¿verdad? Pues sí, es real. En Guatemala también se violan niñas y las embarazan y las secuestran y las asesinan. ¿Y la sociedad? Bien gracias, solo sale a manifestar cuando le tocan los bolsillos. Al parecer se reactivaron las manifestaciones masivas, ¿seguirán siendo de doble moral? ¿Por qué esas masas que manifestaron el sábado 11  de junio no pidieron la renuncia de Álvaro Arzú?

Páginas

Suscribirse a Ilka Oliva Corado