Ilka Oliva Corado

¿Agoniza el progresismo latinoamericano?

Pregunta rutinaria que repiten una y otra vez los medios de comunicación de carácter corporativo, como parte de la manipulación mediática con la que adormecen a las masas amorfas. Falacias que son hoy por hoy el brazo armado del neoliberalismo impulsado post dictaduras, como modalidad del capitalismo añejo de siempre. A la cabeza un periodismo fraudulento de quienes se venden con la urgencia de la infamia. Lo secundan atentos quienes solapan con el silencio, desde la comodidad del desfalco, el beneficio del abuso, el clasismo, el racismo y la exclusión.
 

La locura de Isabel de los Ángeles Ruano

Para mediados del verano llegó a mis manos   el libro Torres y tatuajes, que es una especie de antología poética de Isabel de los Ángeles Ruano. 
 
No voy a hacer una reseña de la antología, está de más. El distintivo de la letra de Isabel es la honestidad, la crudeza con la que relata lo impronunciable y a la vez la sutileza que hace  del horror un lienzo en  abstracto.  Muchas personas podrán escribir y llamarse poetas y escritoras, pero la esencia la tienen pocos y a Isabel le sobra. Es en mi opinión la poeta  excelsa que ha parido Guatemala. 

Fidel y las crías de la Revolución

En este artículo me voy a referir a los hijos de la Revolución Cubana. A la infancia y juventud que nacieron en una Cuba soberana, que han tenido los beneficios de la Revolución. 

 

Es imposible no expresar la admiración ante tantas muestras de amor del pueblo para con Fidel;  en cualquier calle, en cualquier plaza, en cualquier esquina, ahí estaban los cubanos despidiéndolo para mientras, porque sus cenizas irán a reposar a un camposanto, pero sus ideales se quedan en las miradas profundas y sinceras del cipotal que levantó la cara y gritó enardecido: ¡Yo soy Fidel! 

En Guatemala, a los parias por parias

Pesa la doble moral. Es fácil dividir a las personas por categorías y a partir de ahí decidir cuáles merecen que levantemos la voz por ellas.  Es fácil, también, aparentar cierta humanidad cuando ésta nos traerá beneficio personal. 

 

Es mucho más fácil aún, etiquetarse como feministas, rojos, revolucionarios y de izquierda, porque da para los viajes, las conferencias, los codeos y los sueldos.  Pero la humanidad no tiene nada que ver con etiquetas, la humanidad es la esencia del ser que siente, piensa y actúa ante la injusticia de todo tipo, sin distinción de ninguna. 

¡Yo soy Fidel! ¡Yo soy Fidel! ¡Yo soy Fidel!

Preguntó Daniel Ortega en el Memorial José Martí de la Plaza de la Revolución de la Habana, en el tributo a Fidel, ¿en dónde está Fidel? Y el pueblo cubano, enardecido, agradecido y amando,  al unísono contestó: ¡Yo soy Fidel¡ ¡Yo soy Fidel! ¡Yo soy Fidel! En ese instante  volvió a vibrar  Cuba,   como en aquel 1ro. de enero de 1959; el mundo escuchó al pueblo cubano, los vientos y los mares hicieron eco del amor recíproco  entre el Líder la Revolución Cubana y su pueblo.

 

Fidel, una Revolución de utopías

Hemos tenido el privilegio generacional de haber conocido a un hombre que marcó la historia de América Latina y el mundo. Al estadista más brillante que pudo parir la Patria Grande. Al luchador incansable por la equidad, la igualdad social y la justicia. Hemos tenido el honor de haber conocido la integridad en palabra y acción, de un hombre que demostró con su propia vida, que la conciencia, los ideales y los principios ni se compran ni se venden. ¡Se defienden!
 
 

Nos llegó el turno a los indocumentados (2)

En la primera parte de este artículo traté de detallar las razones de las migraciones forzadas de latinoamericanos hacia Estados Unidos, en las que los tratados de libre comercio tienen mucho que ver y las constantes renovaciones del Plan Cóndor con sus agendas regionales.   Pero, ¿qué sucede con los migrantes que logran cruzar las fronteras de la muerte y llegar a este país, qué les espera?
 

Páginas

Suscribirse a Ilka Oliva Corado