Javier Del Valle Monagas Maita

Peligro y amenaza colombiana

Aclaro,  con estas notas no pretendo encender una llama chauvinista. Mucho menos incentivar una colombianofobia.  Pero la razón y el peligro de lo que se cierne sobre Venezuela  me obligan a encender las alarmas.  Señores, Venezuela corre un  inmenso peligro de ser palestinizada.  Es decir el asesoramiento de los sionistas en Colombia, están empujando a esa criminal oligarquía para convertir a Venezuela en una nueva palestina.

Arenga a Venezuela

Es la guerra.  Es el último acto espasmódico que hace un gobierno asesino, tramposo, engañador y cobarde como el del degenerado esclavo del Sion capitalismo Barack Obama, antes de salir con el rabo enrollado y como un genocida más, acompañado por el estiercolero de la MUD.  Su servilismo y su mediocridad le impulsan a forzar las barras para que sus amos (¿Tío Tom?) Tenga el beneficio de las órdenes que le impusieron ejecutar desde la casa blanca.  Creo que no cumplirá el mandato de sus patrones.  Este pueblo al que el grande Ali Primera comparó con el cuero seco.

Rompiendo la historia

No se si es la historia quien nos escoge o,  somos nosotros los que escogemos la historia.  Pero lo cierto es que no todos tienen (tenemos) la facultad de romper los esquemas normales de vida y  humanidad para proyectarse  (queriendo o no) mas allá de las dimensiones, espacios, cuentos, lugares y cosas de la vida hasta hacerse inmensos y proyectados a otras realidades por venir.  Lo cierto es que cuando un ser humano deja de ser común, no por no ser humilde, si no por,  lo impactante de su paso por la vida, que marca fracturas en la monótona línea recta de una realidad mol

Ojo con la soberbia medicinal

Una Nación, un País. Es una realidad integral.  Es una creación del intelecto humano que implica lo material o físico, estrechamente ligado a lo espiritual y que tiene como marco una extensión territorial liquida, gaseosa y  terrenal (Agua cielo, suelo) la parte espiritual, siendo aparentemente intangible, es la que le da mayor fortaleza: el amor patrio, el sentido de pertenencia, el gentilicio.

Nada cambia, todo permanece. Mediáticamente nos hacen bailar al son de la muerte

En verdad estoy asombrado de lo que veo en todo el planeta como reacción a una mediocre obra cuasi teatral que mediáticamente llaman elecciones en Estados Unidos. Me es difícil salir de mi asombro al ver tanta estupidez y tanta debilidad para caer en las redes absorbentes de un aparataje mediático que vende como paradigma una bufa mentira según la cual se elige a un presidente, en una nación no existente como tal.

La Conciencia revolucionaria y el ego negocio

Existe una condición ideológica, que se adquiere cuando nuestra percepción de la vida y sus implicación nos dejan ver con la claridad de medio día, la necesidad por la que todo ser humano debe ser digno de respeto y de tener garantizados todos sus derechos: humanos, civiles, económicos, políticos y sociales, etc.  Se sabe que esa condición se adquiere, cuando nuestro ego es puesto en segundo lugar, detrás del  bien colectivo.

¿Sus conflictos internos nos los heredó?

Estas notas no van con la intención de ofender o de herir susceptibilidades, aunque se, que la droga dogmatica sembrada desde antaño en el fondo intimo del subconsciente hará que se piquen esos, cuyos sentidos robotizados que anularon todo espíritu critico en el corazón, alma y cerebro  por el oxidado des uso de la criticidad sana. Se resentirán. Más no se pueden callar las cosas y menos aun, cuando son tan peligrosas y dañinas, como es este asunto de las religiones drogo- criminales.

Ta ta ta-pas pas pas - paz

Conoce a tu enemigo: Dice Sun Tzu: “Por tanto os digo: Conoce a tu enemigo y conócete a ti mismo; en cien batallas, nunca saldrás derrotado. Si eres ignorante de tu enemigo pero te conoces a ti mismo, tus oportunidades de ganar o perder son las mismas. Si eres ignorante de tu enemigo y de ti mismo, puedes estar seguro de ser derrotado en cada batalla.”    

http://www.gorinkai.com/textos/suntzu4.htm

Páginas

Suscribirse a Javier Del Valle Monagas Maita