Juan de Dios Ramírez-Heredia

Ha muerto la reina de los gitanos, ¡Viva la reina!

Empiezo a preocuparme. Especialmente porque a una persona supersticiosa como yo, no le gusta hablar de estas cosas. De los muertos hay que hablar siempre con respeto, sobre todo si son de nuestra familia. Pero de “los otros” muertos cuanto menos se hable, mejor. Hay cosas y circunstancias de las que es mejor no hablar, porque hacerlo suele traer “mal fario”. Ese del que hablaban los latinos españoles hace dos mil años cuando para referirse a las cosas horribles decían “malfarium”.

Fidel Castro y los gitanos

En el año 2001 se celebró en Durban, Sudáfrica, la I Conferencia Mundial contra el Racismo convocada por las Naciones Unidas. En ella participaron una treintena de Presidentes y Jefes de Gobierno de todo el mundo, así como 166 ministros de Asuntos Exteriores, de Servicios Sociales o de Trabajo. Igualmente, como observadores, estuvieron presentes decenas de ONG, así como las organizaciones más representativas de los movimientos sociales y humanitarios del planeta.

Los gitanos de los EE.UU. deben votar a Hillary Clinton

Para nosotros no existe la menor duda de que Hillary Clinton, la que fue Secretaria de Estado durante el primer mandato de Barack Obama, se alzará con el triunfo en las próximas elecciones a la presidencia de los Estados Unidos, gracias al apoyo mayoritario de los estadounidenses a los que se sumará el voto de los gitanos y gitanas que viven en aquel país.

Sr. Presidente: cree el Ministerio de Asuntos Sociales e igualdad

No sé si llegaré a tiempo antes de que don Mariano Rajoy tenga terminada la composición de su nuevo Gobierno. Como tampoco pienso que mi petición sea determinante para que complazca lo que es un deseo mayoritario y ampliamente expresado por la mayoría de las personas que tienen un señalado nivel de responsabilidad en el gobierno y administración de los recursos sociales destinados a remediar las necesidades de los más débiles de la sociedad. Pero sería bueno que se hiciera eco de esta petición de la que solo pretendo ser un humilde portavoz.

Los niños gitanos del Campo de Concentración de Lety

   Nuestra denuncia ha tenido eco y sabemos que desde las más altas instancias europeas se está trabajando para poner remedio a este incalificable escarnio.

   Pero hoy no he podido resistir el deseo de redactar estas líneas para difundir la fotografía que me acaba de llegar gracias a la incansable labor de divulgación que realiza en la República Checa Gwendolyn Albert y el centro de difusión de noticias gitanas “romea_news”.

Páginas

Suscribirse a Juan de Dios Ramírez-Heredia