Libardo García Gallego

Colombia: El mayor relleno sanitario

En un país con más de 5.5 millones de leyes, con la astucia de los abogados más los caprichos e intereses de los jueces se puede absolver o castigar una persona por el mismo hecho. Como en la época colonial, reina la casuística. Suiza, país organizado, funciona bien con sólo 30 leyes. ¿Si la cúpula estatal está podrida, cómo estará la base? Todo es mercancía negociable, incluyendo la conciencia, las leyes sirven para llenar anaqueles, no para sustentar fallos.

Colombia: el mayor relleno sanitario

En un país con más de 5.5 millones de leyes, con la astucia de los abogados más los caprichos e intereses de los jueces se puede absolver o castigar una persona por el mismo hecho. Como en la época colonial, reina la casuística. Suiza, país organizado, funciona bien con sólo 30 leyes. ¿Si la cúpula estatal está podrida, cómo estará la base? Todo es mercancía negociable, incluyendo la conciencia, las leyes sirven para llenar anaqueles, no para sustentar fallos.

¿Quién nos impone las prioridades?

Cuando leemos un texto distinguimos por un lado las ideas desarrolladas y por el otro la forma en que se exponen. A la unidad indisoluble entre forma y contenido apelamos en infinidad de ocasiones; por ejemplo, cuando hablamos del ser humano, para algunos un compuesto de cuerpo y alma y para otros simplemente un individuo, una persona. En la antigua Grecia, los atenienses se preocupaban más por el desarrollo de la inteligencia mientras los espartanos lo hacían por el cuerpo. En mi juventud se enfatizaba más en la forma de expresar o redactar las ideas que en la esencia de las mismas.

¿Quién nos impone las prioridades?

Cuando leemos un texto distinguimos por un lado las ideas desarrolladas y por el otro la forma en que se exponen. A la unidad indisoluble entre forma y contenido apelamos en infinidad de ocasiones; por ejemplo, cuando hablamos del ser humano, para algunos un compuesto de cuerpo y alma y para otros simplemente un individuo, una persona. En la antigua Grecia, los atenienses se preocupaban más por el desarrollo de la inteligencia mientras los espartanos lo hacían por el cuerpo. En mi juventud se enfatizaba más en la forma de expresar o redactar las ideas que en la esencia de las mismas.

Comunicado con ocasión del Día colombiano de los derechos humanos

La Ley 95, aprobada por el Congreso de Colombia el 18 de Noviembre de 1985, reza en su artículo segundo: “Señálase el día 9 de septiembre, en homenaje a San Pedro Claver, como el día colombiano de los Derechos Humanos”. Esa misma ley declaró a Cartagena de Indias como “cuna y sede de los Derechos Humanos Internacionales”.

Páginas

Suscribirse a Libardo García Gallego