Manuel Cañada

La tragedia de Torrejón, un crimen sin castigo

Maravilla salvaje, ecosistema único, joya de la corona del medio ambiente en Extremadura... Se agotan los elogios hablando del parque de Monfragüe. Entre alcornoques centenarios y jarales bravíos, decenas de miles de personas descubren cada año con admiración este trozo de paraíso. Pero aquí, en este “paisaje puro, durísimo, dantesco, prehistórico”, como lo describiera Víctor Chamorro, no sólo se esconden los secretos de la dehesa.

La huella de la milana

“A Paco Rabal le gustaba ir a las tabernas pequeñas, a las tasquinas. Los otros actores sólo iban al Tegamar, al bar de la plaza. Pero a él le gustaba ir a los bares donde iban los huroneros, los jornaleros más pobres, El Lunes, El Cuadro o el bar de Comisiones Obreras. La bebida más común allí eran los cuartos de vino, los cogutos, una botella con un corcho y una caña, para la que no necesitabas vaso. Con un par de cuartos te ibas tan contento para casa”.

Pilar, el amor en los tiempos de la pobreza energética

“Señora, no se ponga usted así, que yo soy un trabajador”, dice el empleado de Endesa, al que han mandado esa mañana a cortar la luz a una familia. “¿Qué tú eres un trabajador? Tú lo que eres es un pelota, un desgraciado, lo más arrastrado que se puede ser. Lo que te deseo es que vivas muchos años con un babatel que te llegue hasta las rodillas y que tus hijos pasen lo mismo que tú estás haciendo pasar a los míos”. Quién así contesta, a bocajarro junto al cuadro de luz, dominada por la angustia, es Pilar Rodríguez, vecina de Villafranca de los Barros.

Matilde Landa, amor y revolución

Sin duda, la relegación de Matilde Landa tiene que ver con la invisibilidad general de las mujeres en la historia dominante. Pero también con que el personaje es más inmanejable, más difícil de convertir en mercancía cultural. Los historiadores oficiales, las “chinches coquetas que pontifican desde sus poltronas objetivas”, como les denominaba con sorna Nietzsche, tienen mucho más difícil la tarea de neutralización, de descuaje ideológico. Matilde Landa es una hereje muy especial, muy difícil de etiquetar.

Suscribirse a Manuel Cañada