Matilda Trujillo Uribe

Una paz con pies de barro urdida por Poncio Pilatos

Esa paz, como un ídolo que se erige sobre las lacras del modelo neoliberal se desintegra en pedazos, y sus fríos metales caen sobre el cuerpo lacerado del pueblo. Consenso que no es de dioses sino de los sectores populares y organizaciones que luchan por sus derechos claman a una voz por el desmonte del paramilitarismo, el más sanguinario enemigo de la paz. Con paramilitarismo no hay paz, dicen diversas organizaciones sociales y políticas, ni la habrá. El presidente Santos tal como Poncio Pilatos se lava las manos : “ Inocente soy de la sangre de este justo. Vosotros veréis.”.

Pospuesta mesa de diálogo con el ELN y el virulento impulso de exigir

Una historia enterrada, la que hubiera podido ser si el poder de los que quieren todo para si no se hubiera impuesto a sangre y fuego, la que podría ser, sí cesa el fuego de los poderosos. Ahora dicen que se trata de reconciliación, de perdón, con quienes siguen por el fuero de la ignominia: hoy como ayer otro líder campesino ha sido asesinado.

Suscribirse a Matilda Trujillo Uribe